Por Carlos Trejo Serrano

México, 24 Jul (Notimex).- Si bien los avances en materia de identidad de género y matrimonio igualitario de Nayarit, Michoacán y Chiapas son muy significativos, el reto sigue en modificar los códigos civiles de los demás estados, afirmó la co-presidenta del Fondo Internacional para las Personas Trans, Amaranta Gómez Regalado.

Dijo a Notimex que es importante adecuar las leyes locales para evitar “los problemas y la negativa de muchos jueces del Registro Civil para expedir las actas de nacimiento con base en el derecho de elegir tu propio nombre”.

En entrevista en la explanada de la Oficina Central del Registro Civil de la Ciudad de México, donde el sábado pasado se entregaron 235 actas de nacimiento con reconocimiento de identidad de género a hombres y mujeres “trans” de 23 estados del país, confió en que las leyes avancen para garantizar la identidad de sexo genérica de estas personas.

“Creo que estamos del lado correcto”, acentuó la activista muxe, al señalar que quizá pasen 10 años más para mirar cómo “el mapa legislativo se va modificando y reconfigurando”.

Se congratuló porque tres muxes -Naomy, Michel y Dayana- hayan obtenido su cambio de identidad del género masculino al femenino con apoyo de la Consejería Jurídica y de Servicios Legales de la capital mexicana y, con ello, son ya unas 40 mujeres del Istmo de Tehuantepec que tienen dicho documento.

Gómez Regalado expuso que lo anterior habla del excelente trabajo de difusión realizado por el gobierno capitalino. “Esto quiere decir que hay un puente de comunicación, cultural y jurídico, que permite a comunidades lejanas tener acceso a ese derecho”.

Empero, señaló la importancia de verificar que ocurra lo mismo en Zongolica, Veracruz; la zona Tzotzil, Chiapas, u otros lugares recónditos del norte o bajío del país, donde aún falta que muchas identidades sean reconocidas.

La también integrante de la Asamblea Consultiva del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) celebró que los estados de Nayarit, Michoacán y Chiapas hayan hecho lo propio en favor de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, travestis, transgéneros e intersexuales (LGBTI).

Ello porque los congresos de Michoacán y Nayarit se convirtieron en días pasados en el segundo y tercero en hacer cambios en su normatividad para permitir la modificación de actas de nacimiento por cuestiones de identidad de género.

Mientras que el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió con 11 votos a favor la acción de inconstitucionalidad 32/2016, promovida por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), a fin de modificar los artículos 144 y 145 del Código Civil de Chiapas y, con ello, definir al matrimonio como la unión entre dos personas de diferente o del mismo sexo.

Por otra parte, la diputada Isabel Aguilar Morales presentó al Congreso de Querétaro una iniciativa de reforma al Código Civil para garantizar el derecho de toda persona al reconocimiento de su identidad de género a través de un procedimiento administrativo ante el Registro Civil.

NTX/CTS/PPS/DIV16