*Fox, Calderón y Peña Nieto “sabían” de los “huachicoleros” pero nunca actuaron para detener el problema: López Obrador

Otro País Noticias, Ciudad de México, 9 de enero de 2019.- Los problemas en el abastecimiento de combustible prosiguen hoy en diez estados y en la Ciudad de México, con compras de pánico, caos de tráfico en las cercanías de la gasolineras y cierto miedo en la población por la proliferación de noticias falsas al respecto.

La estrategia para combatir el robo de combustible en México ha generado una situación de nerviosismo e incertidumbre en el país que refleja las graves carencias del sector energético en el sistema de abastecimiento de gasolinas.

“Estamos ante una situación endeble porque la capacidad del sistema para resolver problemas de desabastecimiento es baja y porque no ha habido una planeación logística para aguantar el tiempo que durara este shock”, dijo hoy a Efe Pablo Zárate, director de Pulso Energético de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos.

Desde los últimos días de diciembre algunos estados, principalmente del centro del país, han padecido escasez de gasolina y la paranoia ha derivado en compras urgentes por parte de la población y pérdidas económicas en estaciones de servicio.

En estados como Querétaro, la Unión de Estaciones de Servicio informó hoy que el desabastecimiento de combustible ha generado fuertes pérdidas y un aumento del nerviosismo.

En Jalisco, según han reportado medios locales, unas 350 estaciones se han quedado sin abastecimiento de combustible.

En ese sentido, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), criticó la falta de un plan de emergencia para atender la escasez.

Explicó que en el caso de Jalisco, por ejemplo, se requerirían 750 pipas (camiones cisterna) para abastecer al estado normalmente, pero sólo se reciben entre 150 y 200.

La falta de combustible en Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Hidalgo, Puebla y Estado de México se ha prolongado ya por varios días, mientras que aumentan el número de estaciones de servicio en la Ciudad de México sin gasolina.

Pablo Zárate señaló que una de las principales razones de esta crisis es que el gobierno mexicano no ha planteado un objetivo estratégico claro.

“La clave está en que aún no tenemos toda la información acerca de los objetivos que se persiguen al detener los ductos aunque sea temporalmente”, dijo

Zárate explicó que esto ha influido en las dudas que tienen los consumidores y la industria energética, “pues hay incertidumbre en el mercado debido a que no se sabe cuáles son los siguientes pasos que se darán”, agregó.

El desabastecimiento de gasolina se ha provocado al decidir el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador cortar el suministro de combustible por los oleoductos hasta las terminales de distribución de Pemex para evitar el robo de gasolina.

Se calcula que anualmente los denominados “huachicoleros”, grupos del crimen organizado, roban por diversos métodos gasolina por valor de 3.000 millones de dólares al año.

López Obrador volvió hoy a reclamar a la ciudadanía “serenidad y tranquilidad” y aseguró que el servicio se normalizará pronto.

Agregó que el problema se ha hecho tan grande debido a que desde hace tres sexenios los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto “sabían” de la operación de los “huachicoleros” pero nunca actuaron para detenerlo.

“Era una especie de tolerancia, algo pactado o que se daba por hecho desde un tiempo atrás”, aseguró.

Pemex ha intentado calmar la situación y hoy aseguró que hay “suficiente” gasolina para atender la gran demanda sin que haya escasez en la capital del país.

El especialista en temas energéticos, Pablo Zárate, señaló que será indispensable que en los próximos días haya un plan general de seguridad energética con lo que se garantice la disponibilidad de combustibles cuando se necesiten.

Es por ello que reclamó que se genere un sistema más resiliente ante situaciones críticas para “tener mayor capacidad de almacenamiento y mayor concordancia en redes de distribución”, concluyó.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció la pertinencia de emprender acciones contra el robo de combustible, no obstante, pidió al gobierno prevenir que estas acciones “vulneren los derechos de las personas”. (EFE)