*Aún no se han precisado números, plazos y costos del despliegue de la guardia nacional en la frontera


Otro País Noticias, Washington, 5 de abril de 2018 (Notimex).- El presidente Donald Trump acreditó hoy la fortaleza de las leyes migratorias de México al agradecer al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto por la dispersión de la caravana de inmigrantes centroamericanos que planeaba llegar a la frontera con Estados Unidos.

“La caravana está mayormente descontinuada gracias a las fuertes leyes de migración de México, y su decisión de usarlas y no provocar una escena gigante en nuestra frontera”, dijo esta mañana el mandatario en un mensaje en Twitter.

Aseguró además que gracias a las políticas migratorias que él ha empujado, los cruces fronterizos “son aún inaceptablemente bajos por 46 años. Paren las drogas!”

De acuerdo con la Secretaria de Seguridad Interna (DHS), Kirstjen Nielsen, las detenciones de inmigrantes indocumentados a través de la frontera con México durante marzo pasado se incrementaron en 200 por ciento respecto del mismo mes de 2017, al sumar 50 mil.

La noche del miércoles Trump firmó el memorando ordenando el despliegue de la guardia nacional en la frontera con México, asegurando que el alza en las detenciones de inmigrantes indocumentados y el cruce de drogas ha alcanzado proporciones de crisis.

Además, instruyó a los titulares del DHS y del Departamento de Defensa a presentarle en 30 días más un reporte sobre las necesidades de recursos y acciones adicionales tendientes a la protección de la frontera.

“La situación en la frontera ha alcanzado ahora un punto de crisis. La anarquía que continúa en nuestra frontera sur es fundamentalmente incompatible con la seguridad y soberanía de los estadunidenses. Mi administración no tiene otra opción, pero actuar”, precisó.

En una entrevista esta mañana con la cadena televisora FOX, Nielsen dijo que su oficina continúa aún en conversaciones con los gobernadores de Texas, Nuevo México, Arizona y California para precisar los detalles de este despliegue, por lo que aún no se han precisado números, plazos y costos.

Nielsen evitó adelantar las opciones a las que podría recurrir el gobierno federal ante una negativa del gobernador de California, el demócrata Jerry Brown, cuyo gobierno se mantiene enfrentado con el federal por su decisión de promulgar una política de ciudad santuario en esa entidad.