*Luego de dos meses de protestas y movilizaciones, ante las que el presidente López Obrador ha llamado reiteradamente a desistir acusando manipulación política, esta mañana, reiteró, no existe riesgo de desabasto, principal motivación de las protestas en el estado fronterizo.

Con información de Proceso

Para el presidente Andrés Manuel López Obrador las protestas de productores agropecuarios en Chihuahua, por la inminente entrega de agua a Estados Unidos se politizó, está relacionada con la proximidad del proceso electoral de 2021 y por eso, pidió a la población no dejarse manipular.

Miles de agricultores de la región centro sur se movilizaron la mañana de ayer a la presa La Boquilla, a la que llaman la reina de las presas en Chihuahua, para evitar que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) siguiera extrayendo agua en medio de una sequía histórica para la entidad y a las 16:00 horas desplazaron a la Guardia Nacional para tomar la presa.

“Es una verdadera guerra por el agua”, se oía decir agricultores que corrían y tosían por efectos del gas lacrimógeno disparado por los militares que resguardaban la presa ubicada en el municipio de San Francisco de Conchos.

Los agricultores, hombres, mujeres, adultos mayores, menores de edad, familias completas, llegaron a la zona de la presa cargados de indignación y coraje contra el gobierno federal, que desde febrero pasado ha hecho acuerdos con ellos para evitar que se queden sin agua para sus tierras y uso doméstico.

El presidente de la Asociación de Usuarios de Riego del Estado de Chihuahua, Salvador Alcántar, tomó hoy la palabra en el campo, frente a los agricultores, para exponer la decepción sobre el gobierno federal y pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador que venga a verificar los datos del agua que se ha extraído y a contar a los chihuahuenses que están inconformes con sus decisiones.

La Conagua ha argumentado que el agua de las presas chihuahuenses El Granero, Las Vírgenes y La Boquilla, es para el pago del Tratado Internacional de Aguas.

Los primeros meses, esa agua también fue para productores de Tamaulipas y Nuevo León, según informaron las mismas autoridades federales.Sin embargo, el problema es la falta de transparencia del pago del Tratado y del destino de los volúmenes de agua, por lo que los agricultores han insistido y demandando una reunión directa con López Obrador, quien se ha negado a recibirlos.

En la última reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), hicieron acto de presencia los agricultores de la Aurech, pero fueron echados de la ciudad por agentes estatales, les quitaron sus vehículos y camiones para dejarlos fuera de San Luis Potosí.

Una pareja de agricultores que regresaba a su ciudad después de participar en la toma de la presa La Boquilla, para evitar que sigan extrayendo el agua, fue atacada presuntamente por elementos de la Guardia Nacional; en el ataque perdió la vida una mujer y su acompañante resultó herido.

Hasta ahora, sin embargo, la Fiscalía General de Justicia estatal no cuenta aún con pruebas fehacientes de la participación de soldados de la Guardia Nacional en los hechos.

La mujer que perdió la vida en el ataque respondía al nombre de Yésica Silva y el herido se llama Jaime Torres, quien se encuentra hospitalizado. Ambos viajaban de La Boquilla hacia su domicilio en el poblado de Lázaro Cárdenas en el municipio de Meoqui. En su paso por la ciudad de Delicias, fueron agredidos con armas de fuego a la altura de la avenida Tecnológico, cerca de una gasolinera.

El fiscal general, César Augusto Peniche Espejel confirmó a Apro que hay señalamientos de la policía municipal de Rosales y de campesinos que habrían visto lo ocurrido, que los responsables son elementos de la Guardia Nacional, pero hasta ahora no lo tienen corroborado, continúan la investigación.

El funcionario informó que alrededor de las 22:40 horas de anoche, recibieron una llamada de emergencia sobre la agresión.