La reducción del aparato administrativo del gobierno federal –que incluye la desaparición de tres secretarías de Estado.

Fuente: La Jornada

Propuesta en el paquete económico para 2010 como parte del programa de austeridad presupuestal, provocará el despido de al menos 10 mil empleados públicos, adelantó el secretario de Hacienda, Agustín Carstens.

Aunque insistió en que esa cifra es todavía aproximada y muy preliminar, el número de burócratas que pasarían a engrosar las filas del desempleo podría aumentar según funcione el programa de retiro voluntario que el gobierno federal pondrá en marcha el año entrante, y la manera en que los organismos que conforman al gobierno federal establezcan las medidas de austeridad impulsadas por la administración central.

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público encabezó ayer una conferencia de prensa para anunciar la bursatilización de los recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF), donde reveló la dimensión que alcanzará el achicamiento del aparato gubernamental en 2010, a causa de la caída en los ingresos tanto por la crisis como por una menor producción de petróleo crudo.

(El recorte de personal) va a depender en buena medida de cómo se aplicarían las restricciones que se estarían estableciendo para el ejercicio del gasto. Un cálculo muy aproximado y muy tentativo podría estar cercano a las 10 mil personas, pero va a depender en buena medida también del uso que se haga del programa de retiro voluntario y de otro tipo de medidas que podrán facilitar el cumplimiento de las metas de austeridad que se vayan a establecer en las diferentes secretarías, respondió a pregunta expresa.

Subrayó que todo esto se hará con pleno apego a los derechos de los trabajadores; se les dará capacitación, se les cubrirá su seguro médico más allá de lo que indica la ley. Es decir, se hará el máximo esfuerzo para que este ajuste sea lo más suave posible. Pero insisto, son cifras aproximadas y muy preliminares.

Insistió en que el gobierno federal pondrá el ejemplo en materia de austeridad con ajustes que implicarán una reducción del gasto por 218 mil millones de pesos durante el año entrante.

 

Carstens Carstens se reunió ayer con los gobernadores de Durango y Chihuahua, Ismael Hernández Deras y José Reyes Baeza Terrazas, en su calidad de presidente y coordinador de Hacienda de la Conferencia Nacional de Gobernadores, respectivamente, para ofrecer detalles de la bursatilización de los recursos remanentes en el FEIEF.

La operación, precisó el titular de la SHCP, consistió en utilizar los 13 mil millones remanentes de ese fondo de estabilización como garantía para la emisión de un certificado bursátil (bono de deuda) que permitió captar 32 mil millones de pesos de entre una docena de instituciones bancarias que adquirieron la emisión. Los recursos captados, 6 mil millones más de lo estimado, serán repartidos este año, entre septiembre y noviembre, entre todas las entidades federativas, dijo el funcionario.

Carstens advirtió que la operación de ingeniería financiera permitirá mantener el flujo de recursos a los estados, pero advirtió que no se realizará otra emisión similar porque el mercado lo cobraría y tampoco se pretende desplazar de las fuentes de financiamiento al sector privado.

Pelotero a la bola

En la misma conferencia de prensa se interrogó al titular de la SHCP sobre la oposición que ha causado en diversos sectores sociales la propuesta para aplicar el llamado impuesto contra la pobreza de 2 por ciento en el consumo. Carstens llevó el tema al lenguaje coloquial del beisbol:

Como se dice en términos beisbolísticos, apenas vamos en la primera entrada, faltan ocho y si nos vamos a extrainnings, más. Es muy difícil anticipar el resultado de un juego apenas en las primeras entradas. Yo en general he visto una actitud muy responsable de los legisladores, sobre todo de una gran mayoría que debe entender la propuesta del Ejecutivo y de discutir ampliamente la propuesta. Ellos saben que al fin del día ellos votan y estaremos muy al pendiente de cómo se desarrolla esta discusión. Creo que es el momento de discutir, de analizar. (Pero) faltan ocho entradas, y pues ya veremos qué pasa.