* Protección Civil estatal emitirá los avisos preventivos y recomienda no meterse al mar, evitar realizar deportes acuáticos o caminar sobre la arena

* A las embarcaciones menores se recomienda atender indicaciones de Capitanía de Puerto, a fin de evitar poner en riesgo a tripulantes y pasajeros

 

Otro País Noticias, Acapulco, Gro., 11 de agosto de 2018.- La Secretaría de Protección Civil Guerrero informa que de acuerdo al pronóstico emitido por la Secretaría de Marina Armada de México, se prevé que este 13 de agosto inicie la ocurrencia de un nuevo evento de “Mar de Fondo” en las costas del Pacífico Mexicano, con oleaje de 1.5 a 2.1 metros de altura (5 a 7 pies), de dirección suroeste y periodos de 15 a 17 segundos, fenómeno que abarcará la zona costera desde el estado de Chiapas hasta Jalisco, incluyendo Guerrero.

En comunicado, se informa que el pronóstico detalla que para el 15 de agosto dichas condiciones se reforzarán sobre las mismas regiones, con oleaje de 2.1 a 2.7 metros de altura (7 a 9 pies), de dirección suroeste y periodos de 17 a 19 segundos.

La Secretaría de Protección Civil Guerrero a través del Centro de Monitoreo y Análisis de Riesgos, vigila de forma permanente estas condiciones oceanográficas, con la finalidad de emitir los avisos preventivos correspondientes.

Cabe recalcar que el evento ocasionará la elevación del nivel del mar, reducción de la zona de playa y la manifestación de marejadas en forma recurrente, así como la presencia de corrientes de arrastre.

Por lo anterior, se recomienda a la población permanecer atentos de la información oficial, no introducirse al mar, evitar realizar deportes acuáticos o caminar sobre la franja de arena.

Respetar las indicaciones del personal salvavidas y de protección civil, no propagar falsos rumores y reportar cualquier incidencia al número de emergencias 911.

Al sector hotelero y prestadores de servicios turísticos, se les exhorta colocar banderolas de color rojo, retirar enramadas, palapas, mobiliario y equipo del área de playas.

A los navegantes de embarcaciones menores, atender las indicaciones de las Capitanías de Puerto, a fin de evitar cualquier percance que ponga en peligro la integridad física tanto de tripulantes como de pasajeros.