Aseguró que la agencia estadunidense estaba completamente metida en la Secretaría de Marina; había un operativo conjunto entre ambos gobiernos.

Fuente: La Jornada

Tapanatepec, Oax., Después de que el general Salvador Cienfuegos Zepeda fuera acusado por el gobierno de Estados Unidos de tres cargos relacionados con narcotráfico y uno de lavado de dinero, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió se investigue el papel de la agencia de control de drogas (DEA, por sus siglas en inglés), en este caso y el de Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública, también preso en aquel país con cargos similares.

Aseguró que la agencia estadunidense estaba completamente metida en la Secretaría de Marina; había un operativo conjunto entre ambos gobiernos. ¿Por qué sólo se involucra a quienes han participado en estos hechos en México y ellos no hacen autocrítica, una reflexión de toda la intrusión de esas agencias en México, porque, sin duda, ellos operaban, entraban con absoluta libertad al país, hacían lo que querían. Claro, se los permitían, afirmó el titular del Ejecutivo.

En entrevista, a pregunta expresa sobre la presunta responsabilidad del ex presidente Enrique Peña Nieto en los hechos de los que se acusa al general Cienfuegos Zepeda manifestó: es lo que va a ir saliendo de la investigación, es parte del juicio. Subrayó que se debe diferenciar la conducta de Cienfuegos de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Sostuvo que no habrá limpia en el Ejército hasta que sepamos quienes participaron… Si están todavía en activo, tienen que ser retirados de sus cargos y sometidos a juicio para que se cumpla con la ley.

Tras supervisar el programa Sembrando Vida en la agencia Los Corazones, de este municipio oaxaqueño, López Obrador afirmó que “los de la DEA deben informar sobre su participación en todos estos casos, porque indudablemente trataron, tanto con García Luna como con el general secretario del sexenio pasado. ¿Ellos no tuvieron responsabilidad, por ejemplo, en la introducción de las armas en el operativo de Rápido y furioso (de venta ilegal de armas a México), que fue una propuesta aplicada desde Estados Unidos?

“Imagínense, aceptar que metan armas para supuestamente de esa forma enfrentar a la delincuencia organizada; armas que se salieron de control y causaron la muerte a muchos. Este fue un plan gubernamental conjunto; es decir, de ambos gobiernos.

Claro que estuvo muy mal lo que hicieron los gobernantes mexicanos, porque no se debe permitir que extranjeros intervengan en asuntos que solamente corresponden a los mexicanos. No se cuidó la soberanía de nuestro país. Ahora es distinto.

Agradeció al presidente Donald Trump que entienda que no quiere ayuda para combatir a las bandas criminales, pero pidió a los estadunidenses que sean más respetuosos. “Desde que asumí la Presidencia no ha habido intromisión y no lo hemos permitido. En otros gobiernos entraban a México como Juan por su casa, incluso operaban. No sólo había labores de inteligencia, sino que iban sobre los blancos y los elementos de las fuerzas armadas sólo ejecutaban; las operaciones las llevaban a cabo por decisión de estas agencias. Eso ya no sucede.

Acompañado de gobernador Alejandro Murat, recordó que en 2017 se usaron helicópteros de la Marina en Tepic, Nayarit, en el operativo en el que “perdió la vida, acribillado, (Juan Francisco Patrón Sánchez El H2) el jefe de este grupo por el que se está acusando al general”.

Consideró que, a partir de los juicios en Estados Unidos, se debe determinar si los acusados actuaban por decisión propia o había complicidad con Felipe Calderón, en el caso de García Luna, y del general Cienfuegos con Enrique Peña Nieto, pero es anormal insistió que “estén acusados de lo mismo… Cuando se hablaba de un narco Estado habían dudas; se hablaba que no era un narco Estado, pero sí un narco gobierno”, afirmó

Aseveró que ya no están infiltradas las fuerzas armadas ni la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Insistió que en México no investigaron a Cienfuegos porque no había ninguna denuncia. Nosotros no encubrimos a nadie… ellos (la DEA) tenían más información porque, precisamente, trabajaban juntos. Antes no se les investigó porque eran parte de una asociación delictuosa que existía.

Hace falta, sostuvo, que se presenten pruebas contra el militar, pero en caso de que resultara responsable, no es lo mismo la conducta del general Cienfuegos que una institución como la Defensa. Al preguntarle al mandatario qué dijo el actual titular de la Sedena general Luis Cresencio Sandoval sobre la detención de su compañero de armas, respondió: que no se tenía esa impresión en el ejército de que el general ex secretario estuviese involucrado en un asunto de estos… Creo que para muchos elementos castrenses fue una sorpresa. Sin embargo, no es justo culpar a una institución tan importante como el Ejército o las fuerzas armadas por la actitud, en el caso de que resulte culpable, aunque era el secretario de la Defensa Nacional. También eso tiene que ver con los comandante supremos.