* En respuesta a las declaraciones que hizo el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre los millones de pesos entregados a la revista Letras Libres, de Enrique Krauze, por contratos de publicidad y compra de revistas, entre otros conceptos, la casa editorial acusó al mandatario de incurrir nuevamente “en una difamación”.

Fuente: Proceso
En un comunicado difundido en la cuenta de Twitter de @Letras_Libres, con el título “Un mensaje de Letras Libres ante los señalamientos del presidente de México”, se señala: “insiste en utilizar la tribuna presidencial, con todo el poder que ello confiere, para desprestigiar voces críticas y confundir a la opinión pública, haciendo creer a su audiencia que la publicidad que reciben los medios es indebida”.

Desde la perspectiva de Letras Libres, “esto no es verdad”, por lo que consideró que se pueden y deben debatir sus reglas o sus méritos en el país, pero no la legalidad de la publicidad oficial, que tampoco es sinónimo de falta de rectitud, añadió.

“En nuestro caso y el de otras publicaciones críticas atacadas recientemente, la correlación automática que sugiere el presidente es malintencionada y falsa. Cada peso de publicidad oficial que ha recibido Letras Libres es público, legal, legítimo y ha servido para dar voz y espacio a autores de todas las tendencias políticas. El archivo histórico de la revista prueba que Letras Libres ha publicado textos críticos sobre los gobiernos anteriores, igual que hace y hará con el actual. Nunca un anuncio ha inhibido ni inhibirá la independencia crítica de la revista”.

Según sus cifras, la publicidad oficial, hasta antes de este gobierno, representó “apenas” dos de cada 10 pesos de sus ingresos. Hoy en día es mucho menos. El resto, abundó, proviene de anunciantes y patrocinios privados, así como de los lectores que siguen a la revista con regularidad y lealtad en México, América Latina, España y el resto del mundo, mediante su sitio web.

Para transparentar sus ingresos incluyó el enlace https://www.letraslibres.com/transparencia-publicitaria-letras-libres, donde sólo hay un comparativo de lo recibido por otros medios, y se concluyó que “Letras Libres representa solo el 0.344% del gasto del gobierno en medios impresos” y el “2.545% del gasto del gobierno federal en revistas 2013-2017”.

Aclaró: “Letras Libres no depende de la publicidad del gobierno federal gracias a la diversificación de sus ingresos, sobre todo anunciantes privados nacionales y extranjeros”. Y presentó un listado de 16 artículos publicados desde 2012 a 2017, que demuestran que “Letras Libres tiene una línea editorial independiente, como lo muestran los artículos que a lo largo de 20 años” ha publicado.

En su comunicado, Letras Libres señaló que también ha vendido suscripciones, gracias a las cuales bibliotecas públicas de todo el país pudieron consultar una revista que ha tenido en sus páginas a muchos de los pensadores y escritores más importantes de México y del mundo, aunque no citó a nadie. Lo que si señaló es que en 2017 donaron a esas mismas bibliotecas 237 mil revistas, mil por cada número desde su nacimiento, en enero de 1999.

“Solo un gobierno empeñado en calificar el periodismo y el pensamiento críticos como una actividad ilegítima exhibiría la presencia de revistas en bibliotecas como una actividad sospechosa”, justificó.

En ese sentido, exhortó al presidente a abandonar “su voluntad cotidiana de distracción en un momento en el que el país enfrenta una situación crítica. Con 67 mil personas fallecidas como consecuencia de la pandemia, el desplome de la economía y el empleo, la alarmante inseguridad y la corrupción de su círculo cercano, el presidente no tiene mucho tiempo que perder. El país, mucho menos”, apuntó.

Advirtió que Letras Libres seguirá publicando “ideas en libertad y defendiendo la democracia” en su versión impresa y digital, como lo hace desde hace 21 años, y se comparó con las revistas Vuelta y Plural que, según la editorial, antecedieron a Letras Libres.

“Medio siglo de historia nunca se podrá borrar. No nos intimidarán”, sentenció.

Por su parte, además de compartir el comunicado de Letras Libres, en su cuenta de Twitter @EnriqueKrauze, el escritor subrayó: “La difamación a los críticos busca desviar la atención de los 67 mil muertos por Covid, el desplome de la economía, el millón de desempleados, la inseguridad, y la corrupción en el círculo cercano. Presidente: gobierne, no distraiga”.

En la conferencia mañanera de este martes, López Obrador se refirió a las opiniones vertidas en algunos medios de comunicación sobre el atentado contra la democracia, a lo que el presidente respondió con una pregunta: ¿Cómo voy a convencer a los intelectuales orgánicos? O sea, van a hablar de que estamos regresando a la dictadura perfecta, eso es lo que dice Enrique Krauze, fundador de Letras Libres.

Y al cuestionarse ¿por qué Krauze plantea eso?, se respondió: porque él está “en contra del cambio verdadero” y fue quien lo llamó “el mesías tropical” en el pasado, “pero ahora está muy enojado –dijo– porque su revista, pues estaba subsidiada por el gobierno”.

Puntualizó: “Se compraban como 8 mil revistas, la revista que se llama Letras Libres, cada mes, más otras cosas, se les compraban libros, servicios de todo tipo. Una empresa editorial muy exitosa. Si le preguntamos a la gente: sabías que existe un intelectual llamado Enrique Krauze o un intelectual cuyo nombre es Héctor Aguilar Camín, y que cada uno de ellos tienen grupos que reciben o recibían apoyos especiales de revistas, que el gobierno les compraba suscripciones de millones de pesos y que siempre justificaban o guardaban silencio cuando se estaban cometiendo atracos al erario público y no hablaban de cómo se empobrecía el pueblo, cómo unos cuántos se hacían inmensamente ricos, entonces, pues la gente no sabía de eso”.

Cuando López Obrador pidió mostrar las cifras de la publicidad entregada a Letras Libres y Clío, de Krauze, y Nexos, de Héctor Aguilar Camín, el coordinador general de Comunicación Social y vocero del gobierno de la República, Jesús Ramírez Cuevas, explicó que en el rastreo de 12 años (2006-2018) Nexos obtuvo ingresos por 87 millones de pesos por publicidad y 140 millones de pesos por otro tipo de contratos, además de cursos de capacitación que se siguen investigando.

En el caso de Letras Libres recibió 74 millones 537 mil pesos de publicidad, 90 millones 427 mil 273 pesos por otros contratos –como suministros de revistas y suscripciones y adquisición de libros para bibliotecas y oficinas públicas–, libros de texto escolares por 15 millones de pesos, que también siguen investigando, y Clío recibió en ese periodo 119 millones de pesos de publicidad y 185 millones de pesos por otros servicios, incluida publicidad del gobierno mexicano en la revista editada en España.

Puso algunos ejemplos de documentales como el de 2018, llamado “Generaciones de literatura mexicana del México Prehispánico al Siglo XIX”, que costó 9 millones de pesos, o el de 2017 denominado “Literatura Mexicana 1900 -1950”, también por 9 millones de pesos, o “El México de Porfirio Díaz” realizado entre 2015 y 2016, que costó 7 millones 500 mil pesos y del que López Obrador expresó, riéndose: “¡Ese es buenísimo! Se los recomiendo”.