*En un video compartido en redes sociales exige al PRI el fin de la “guerra sucia”

Otro País Noticias, México, 14 marzo de 2018 (EFE).- Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, pidió hoy el fin de la “guerra sucia” luego de que un grupo de manifestantes lo recibió con pancartas e insultos a su llegada al aeropuerto de la Ciudad de México desde Alemania.

“Este es el nuevo capítulo de la guerra sucia del PRI. A las 3.30 am, regresando de la gira de Alemania, me estaba esperando un grupo de choque para agredirme en el aeropuerto. Le exijo al PRI que juegue limpio y a la Procuraduría General de la República (PGR) y al presidente que saquen las manos del proceso electoral”, detalló Anaya vía Twitter.

 

En las imágenes, compartidas por Anaya en sus propias redes sociales, se observa a una veintena de personas con pancartas gritando y acercándose al candidato del PAN, que concurre a las elecciones del 1 de julio en coalición con el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC).

Anaya, que está siendo investigado por la PGR por un posible caso de operaciones con recursos de procedencia ilícita, acusa al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al presidente Enrique Peña Nieto de entrometerse en el proceso electoral.

“Por algo nos tienen miedo. No quieren que lleguemos (al poder) porque saben que con nosotros sí se va a hacer justicia”, afirmó Anaya en el videomensaje subido a sus redes sociales, en el que no duda en que, pese a “trabas y mañas”, ganará los comicios.

En el punto de mira de ciertos medios de comunicación y políticos, Anaya también fue criticado en las últimas horas por el senador Mario Delgado, del Partido del Trabajo (PT), quien lo acusó de querer vivir “a todo lujo en Estados Unidos” y visitó su antigua casa en una urbanización de Atlanta para dar fe de ello.

Hace meses se descubrió que el candidato del conservador PAN vivía a tiempo parcial en Atlanta (EE.UU.) con su mujer e hijos, un hecho que él atribuyó a un proyecto familiar de varios años para dar a conocer a sus hijos una nueva cultura e idioma.

“Esta es la casa a la que Ricardo Anaya decidió venirse a vivir antes de que se le ocurriera ser candidato presidencial”, apuntó Delgado en su video, en el que pasea por el fraccionamiento Bishop’s Lake de Atlanta.

Mostrando esta lujosa casa, Delgado relaciona a Peña Nieto con Ricardo Anaya, y dice que ambos son políticos “ambiciosos y frívolos” que conciben el servicio público como un medio para enriquecerse.

Aunado a ello, el diario El País desveló hoy que la PGR ha centrado sus pesquisas en un movimiento accionarial a través del cual una nave industrial propiedad de Anaya, valorada en 53 millones de pesos (unos 2,8 millones de dólares), fue adquirida en 2016 dentro de una presunta trama de lavado de dinero.

El notario que habría autorizado el cambio accionarial en la compañía, miembro de un partido aliado histórico del PRI, aseguró ante la PGR -que no ha podido probar origen ilícito del dinero que se usó para comprar la nave, ni que Anaya se haya beneficiado de él- no reconocer su firma en esos documentos, y presentó una querella por falsificación.

Anaya, por su parte, niega cualquier participación en esta presunta trama de lavado de dinero.