• Mientras Tomás Zerón,  favorito  de Los Pinos, dice cínicamente  que la verdad histórica en el caso de los 43 sigue en pie. El ex rector de la UNAM, José Narro, imita a Nicolás Maduro y asegura que un pajarito ya le dijo que en 2018 ganará el PRI; de sus discursos anteriores contra la inequidad, que nadie se acuerde. Y PRI y una parte del PAN ya nos anunciaron que  impondrán al fiscal carnal, como encargado de simular el enfrentamiento a la corrupción.

Jorge Meléndez Preciado

Continúa  sonando y exhibiéndose la publicidad gubernamental. Una parte por los anuncios que por ley tiene el gobierno federal. Otra pagada con nuestros impuestos, utilizados arbitrariamente y  sin ningún control por el  legislativo.

También habrá un festejo para mil quinientos invitados, que se transportarán, obviamente, en camionetas que consumen miles de litros de gasolina, contaminan a lo bestia y ocupan cuadras enteras para ir a postrarse ante el Tlatoani actual.

Todo ello para escuchar sólo aparentes logros. Falsos tales como el cuidado del medio ambiente mientras se destruye Holbox, Tulum y la tercera parte del territorio se concesiona a las mineras para la depredación. O absurdas como el construir uno de los mayores aeropuertos del mundo, cuya obra va retrasada y con graves problemas debido a su ubicación en un terreno acuoso.

Pero ya sabemos que el ritual es lo importante.

Mientras Tomás Zerón,  favorito  de Los Pinos, dice cínicamente  que la verdad histórica en el caso de los 43 sigue en pie. El ex rector de la UNAM, José Narro, imita a Nicolás Maduro y asegura que un pajarito ya le dijo que en 2018 ganará el PRI; de sus discursos anteriores contra la inequidad, que nadie se acuerde. Y PRI y una parte del PAN ya nos anunciaron que  impondrán al fiscal carnal, como encargado de simular el enfrentamiento a la corrupción.

De los periodistas muertos, la Casa Blanca, Odebrecht, el 99 por ciento de impunidad en el país, de la mitad de los habitantes en pobreza, del crecimiento de los homicidios dolosos, de los gasolinazos más el que viene  y de los mexicanos que sufren por las tormentas aquí y en Texas, más el aumento de la deuda gubernamental que llegará a ser la más alta en los últimos sexenios, la cual llegará casi al 50 por ciento del PIB, (un aumento de 12 por ciento), la clase política ni se acuerda.

Sexenio de robos, impunidad, pobreza e ignorancia por doquier.

jamelendez44@gmail.com

@jamelendez44