Otro País Noticias, Londres, 4 de junio de 2019.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó de nuevo hoy su advertencia a México de que impondrá aranceles a todos los productos mexicanos a partir del próximo lunes, a pesar de la reunión de mañana miércoles entre funcionarios de alto nivel de ambos países para disertar sobre el tema.

“Vamos a ver si podemos hacer algo, pero creo que es más probable que las tarifas continúen, y que probablemente estemos hablando durante el tiempo que estén vigentes”, señaló el mandatario estadunidense durante la conferencia conjunta con la primera ministra de Reino Unido, Theresa May.

Trump, quien cumple una visita oficial a Reino Unido, insistió en que aplicará aranceles crecientes a todas las mercancías mexicanas que ingresen a su país, y que entrarán en vigor el lunes, iniciando con 5.0 hasta llegar a 25 por ciento en octubre próximo, si su vecino del sur no detiene a la migración centroamericana que pretende llegar a territorio estadunidense, cruzando por el mexicano.

“México no debería permitir que millones de personas intenten ingresar a nuestro país y podrían detenerlos muy rápidamente. Creo que lo harán (…) Si no lo hacen, vamos a imponer tarifas”, reiteró.

Legisladores republicanos, del partido de Trump, discuten en el Senado cómo impedir que el presidente imponga aranceles a los productos mexicanos, debido al impacto que tendrá en la economía estadunidense.

Al respecto, este martes el mandatario considero que el Partido Republicano sería “tonto (…) no creo que lo hagan”, durante la rueda de prensa en Londres, de acuerdo a la versión de la conferencia de prensa subida a su cuenta de Twitter.

“Creo que si lo hacen, sería una tontería”, consideró.

Funcionarios mexicanos de alto nivel se encuentran en Washington desde el fin de semana pasado para reunirse con autoridades estadunidenses y llegar a un entendimiento sobre la medida unilateral anunciada el jueves por el presidente.

Trump cumple una visita oficial a Reino Unido, donde se ha reunido con la reina Isabel II y funcionarios británicos.

(Notimex)