Por Iván Santiago Marcelo

Desde que inició el milenio aumentó la seguridad en las políticas migratorias en el mundo y el desarrollo a una escala nunca antes vista de todo tipo de tecnologías en las fronteras, alertó el filósofo camerunés Archille Mbembe.

Durante la conferencia magistral “Cuerpos como fronteras. Una crítica al régimen contemporáneo de migración global”, realizada en el auditorio del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC), consideró que se debe tomar en serio la posibilidad de que nuestros cuerpos se están convirtiendo en las fronteras máximas.

“La vigilancia y control de las fronteras se basa cada vez más en una redistribución general, una división de cuerpos entre aquellos que pueden moverse con libertad y aquellos a los que se les marca como amenazas potenciales que deben convertirse en objetivos de contención, expulsión o deportación”, abundó.

Ante un auditorio lleno de jóvenes universitarios, el doctor en Historia por la Universidad de la Sorbona en París y postdoctorado en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, detalló que muchas de las tecnologías que se usan en las fronteras se enfocan en la detección biométrica y en lo que se conoce como “datificación” o conversión a datos de las características corporales.

“La labor es convertir lo que llamamos índices corporales tales como la piel, los rasgos faciales, la retina, el iris y el ADN, y convertirlos en datos que después se almacenan en redes, de tal forma que se puedan hacer un perfilado, rastreo y monitoreo de individuos para que no puedan movilizarse”.

Durante su visita a la UNAM, Achille Mbembe opinó que las cosas han llegado hasta este punto porque se encuentra en formación un nuevo régimen de seguridad global, que tiene como función mejorar la movilidad para algunas personas, mientras se le impide o se le niega a otro.

“Este nuevo régimen de seguridad global está sentando las bases para formas sin precedentes de violencia racial, la mayoría de las cuales tiene entre sus objetivos a las minorías, aquellos que han perdido su identidad y aquellos que se encuentran en estado de vulnerabilidad”, advirtió.