* Ofrece el pintor charla sobre su exposición “Lo indeterminado”

Redacción

Otro País Noticias, México, 1 Ago (Notimex).- Asistente del pintor ruso Vlady (1920-2005) en los murales de la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, el artista visual Octavio Moctezuma Vega (1957) aseguró que el arte es producto derivado de un conocimiento.

Entrevistado previo a una charla que ofreció esta noche en V&S Galery, en esta ciudad, el pintor e ilustrador habló sobre la exposición “Indeterminado” que presenta en dicho espacio cultural, en la que explora de manera sistemática procesos pictóricos que pueden prolongarse indefinidamente.

Procedimientos que tienen su origen en la técnica mixta desarrollada en el barroco, donde se pintaba a base de la sobre-posición de capas de luces y colores locales, abundó.

“La idea de lo ´Indeterminado´ es que comencé a trabajar con este tipo de piezas poniendo manchas como si fueran anotaciones musicales, como si fuera un pentagrama con la idea de no hacer nada definido.

“En las matemáticas, lo indeterminado son las ecuaciones que van a lo infinito, de tal suerte que estos cuadros van con la idea de que se puedan trabajar ‘N’ número de veces, porque lo que hacía era pintar y luego cubrirla, y enseguida volver a pintar y regresar a lo blanco”, detalló a Notimex.

En la muestra, compuesta por seis cuadros de mediano formato y 15 dibujos, Octavio Moctezuma lleva estos principios técnicos al extremo alternando capas de blanco o negro para enunciar de una manera diagramática la posibilidad de ejecutar una pieza ad infinitum, sin límite alguno, obras como ecuaciones indeterminadas que en matemáticas son aquellas que tienen soluciones infinitas.

Con cuadros de mediano y gran formato, el artista presenta una gama de técnicas que van desde la abstracción hasta figuración, plasmadas en capas de negro y blanco salpicadas.

“Venía trabajando con una capa muy espesa de pintura, con mucha materia, con una paleta muy complicada y al final decidí simplificarlo lo más posible y trabajar sobre blanco y negro, y llevarlo de una forma sistemática.

“Se trata de una especie de experimento. El blanco y negro me permiten ver las diferencias”, dijo al pintor para quien en cada una de las obras “el negro lleva capas de blanco y el blanco lleva capas de negro, de tal manera que eso da profundidad y se forman rostros, siluetas humanas que aparecen sobre la pintura”, reveló.

El tiempo ha sido un factor importante en la obra de Moctezuma, un artista visual inmerso en el mundo de la literatura y la ciencia, que ha tomado de ambas disciplinas fragmentos que lo llevan por una experimentación en la que transita con toda libertad de una corriente o técnica a otra.

De esta manera, logra piezas que sólo la pintura puede alcanzar y que son resultado de todo lo que ha leído y mirado este también investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En esta muestra, Moctezuma Vega pone también sobre la mesa de reflexión la “Crítica del juicio”, de Immanuel Kant, obra en la que el filósofo alemán identifica en el plano estético al infinito como lo sublime por la imposibilidad de que la mente pueda apresar la idea de su magnitud.

Refirió que en su crítica del juicio, Kant busca fundamentar la estética, él la supone algo fuera de conocimiento y de la moral, como algo especial.

El juicio estético, según Kant, deja subsistir libremente lo que existe fuera y está dictado por el placer que se espera conseguir del objeto como tal, al margen de cualquier otra consideración, pues el objeto tiene su objetivo en sí mismo; la satisfacción estética no tiene interés, en diferencia de los otros juicios, sólo se complace con la contemplación, abundó el artista.

“Esta serie de obras es una aproximación a la pintura; es como empezar a ver la pintura como si se tratara de una interdisciplina entre la ciencia y el arte; trabajarla a través de los principios físicos porque la materia de alguna manera, tiende a ordenarse por si sola.

“Entonces cuando uno deja fluir los materiales ellos tienden a organizarse dependiendo las viscosidades de densidad, de que están hechas, aguas, aceites, van formando accidentes que dependen de las propiedades físicas de la materia”, mencionó.

Puntualizó que con “Indeterminado” busca que el espectador se fije en los procesos mismos de la pintura como esta serie de posiciones, de cambio, de densidad, etcétera, y que se involucre con el objeto, con la pintura en sí.

“Se trata de una exposición gramatical al no haber color, y al darle un tratamiento pictórico al negro y blanco, las sitúa en un espacio donde no es dibujo, ni pintura, tiene abstracción, pero también tiene figuración, de tal suerte que el énfasis aquí está ligado a los procesos de la pintura; es pues una exploración al arte”, concluyó.

NTX/MBH/RML