Trump elogia los años que pasó “cazando terroristas” luego de los atentados del 11S

Rafael Salido
Otro País Noticias, Washington, 21 de mayo (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no escatimó elogios hacia quien hoy se convirtió en la primera mujer en dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, de quien destacó los tres años que pasó “cazando terroristas” tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001.
“Tras los atentados del 11-S se pasó los tres siguientes años cazando terroristas sin descanso”, resaltó Trump durante la ceremonia de jura del cargo de Haspel, que tuvo lugar este lunes en la sede de la CIA.
Así, lejos de evitar la polémica, el presidente optó por zambullirse de lleno en la controversia que ha rodeado el nombramiento de Haspel por su pasado vinculado a la práctica de torturas por parte de la emblemática agencia de inteligencia.
“Gina es una persona fuerte y dura, que nunca da un paso atrás a la hora de defender al país”, valoró Trump, cuyo gobierno se ha visto obligado en las últimas semanas a realizar una férrea defensa de la ahora flamante nueva directora, a pesar de sus intachables credenciales profesionales.
El nombre de Haspel saltó a las portadas por primera vez en febrero de 2017, cuando la web de investigación ProPublica publicó un artículo en el que acusaba a la agente de haber supervisado las torturas sufridas por dos presuntos terroristas de Al Qaeda Abu Zubaydah y Abd al Rahim al Nashiri.
A pesar de que la web llegó a desdecirse de estas acusaciones, desde que el propio Trump anunciara la nominación de Haspel a finales de marzo, se han sucedido las informaciones que denunciaban el papel de la entonces agente de campo tanto en las torturas como en la eliminación de pruebas de las mismas.
Esta situación llevó en las últimas semanas tanto a la Casa Blanca como a la propia CIA a iniciar una campaña de lavado de imagen cuyos frutos fueron recogidos por el gobierno el pasado jueves, cuando Haspel fue finalmente confirmada por el Senado, con 54 votos a favor y 45 en contra.
“Vives la CIA, respiras la CIA y ahora dirigirás la CIA”, le dijo Trump directamente a Haspel durante la ceremonia, instantes antes de asegurar que “no hay nadie mejor cualificado para el puesto” en todo el país.
Tampoco Haspel evitó referirse a su pasado, que tras 33 años de carrera en la institución no deja de ser también el pasado de la propia agencia que en 2017 celebró su 70 aniversario.
Con esta ceremonia, Trump pudo dar por zanjado el reto que ha supuesto sacar adelante la nominación de Haspel como directora de la agencia de espionaje.

Desde un sobrio atril, engalanado de negro, y delante de seis banderas, tres del país y otras tres con el escudo de la CIA, Haspel esbozó algunas de las que serán sus prioridades como máxima responsable de la agencia.
Entre estas, según dijo, se encuentran la necesidad de reforzar los servicios lingüísticos de la CIA y aumentar la presencia de agentes en territorio extranjero con el objetivo de hacer frente al terrorismo global.
Por último, Haspel, de 61 años, calificó de “tremendo orgullo” el hecho de convertirse en la primera mujer en dirigir una institución formada por personas que, según dijo, son un “auténtico tesoro nacional”.