*Asegura que el subsidio beneficiaba a sólo 30% de la población de mayores recursos, que consume 80% del combustible.

Otro País Noticias, México, 2 de septiembre (Notimex).- El presidente Enrique Peña Nieto destacó que la liberación del precio de la gasolina, aprobada en enero de 2017, fue una decisión “francamente” muy difícil, que tomó y que asume plenamente, pero que se hizo pensando en el futuro y bienestar del país.

En un mensaje subido a su cuenta de Twitter, titulado “Liberar el precio de la gasolina, ¿por qué tomé esa decisión? Había que pensar en el futuro de México”, recordó que en 2017 hubo elecciones en distintas entidades y que la medida no ayudaba al partido político que representa.

“Era pensar electoralmente o era pensar en el futuro del país y en el bienestar del país”, dijo.

Por ello, añadió, “tomé y asumo plenamente la responsabilidad que fue el haber decidido liberar el precio de la gasolina. O hacíamos eso, o habría que haber hecho recortes en el gasto público a varios programas que benefician a millones de mexicanos. Me refiero al Programa Prospera, a la inversión en salud, a la inversión en educación”.

El jefe del Ejecutivo destacó que liberar el precio de la gasolina significa que esta “cueste” sin tener que poner recursos de los mexicanos para que el precio fuera más barato.

Resaltó que la exigencia de recursos que se tiene que destinar a un subsidio que había por parte del gobierno “era ya insostenible”, toda vez que para cuando se tomó la decisión ya se debían más de 200 mil millones de pesos.

Detalló que el 30% de los mexicanos consume el casi 80% de toda la gasolina del país y ese 30% es el de mayor capacidad económica.

Por ello, añadió, “era una inconsistencia que los más favorecidos de subsidiar el precio de la gasolina fueran las personas con mayores ingresos”.