*Un hombre de origen marroquí irrumpió en un supermercado, tomó rehenes y mató al menos a 3 personas

Otro País Noticias, París, 23 de marzo de 2018 (Notimex).- Al menos tres personas resultaron muertas en un asalto cometido por un presunto yihadista del Estado Islámico a un supermercado del poblado de Trebes, anunciaron fuentes del pequeño municipio del sur de Francia.

De acuerdo al alcalde de la localidad, Eric Menassi, el asalto ocurrió cuando un hombre armado, que se identificó como un “soldado del Estado Islámico”, gritó “Alá es grande” en árabe, en un supermercado de la cadena “U” de Trebes.

“Es un drama para nosotros” declaró a medios locales el alcalde del poblado de cinco mil quinientos habitantes ubicado al este de la ciudad histórica de Carcasona.

La fuente no precisó más detalles sobre el estado del operativo policial en marcha, en el que participan agentes de cuerpos de elite franceses, pero al parecer habrían sido desalojado todos los rehenes aunque el atacante sigue en el inteior.

De acuerdo a las fuentes, la toma de rehenes comenzó a las 11:00 horas. Previamente, el hombre, había disparado contra un grupo de granaderos franceses, mientras realizaban un entrenamiento deportivo con el resultado de un herido.

Unas horas después el yihadista fue abatido durante un asalto policial al establecimiento, reportaron medios locales.

El asalto de las fuerzas del orden se produjo poco después de las 14:30 horas locales (13:30 GMT), tres horas y media después del inicio de la toma de rehenes, reportó la televisora privada gala BFMTV y el diario Le Figaro, entre otros medios.

De acuerdo a las fuentes, el individuo, un joven marroquí que se identificó como “soldado del Estado Islámico” mató al menos a tres personas e hirió a otras dos durante la toma de rehenes y en un ataque previo a un grupo de gendarmes de la zona.

El yihadista había reclamado la liberación del único sobreviviente del comando que cometió los atentados de París del 13 de noviembre de 2015, el franco-marroquí Salah Abdeslam, encarcelado en un reclusorio.

El yihadista, cuyo nombre no fue difundido a los medios, es un franco-marroquí de 25 años fichado por radicalismo por los servicios policiales del país.

Desde Bruselas, Bélgica, el presidente francés Emmanuel Macron declaró en rueda de prensa que “todo hace pensar que se trata de un atentado terrorista”.

La Fiscalía Antiterrorista de París abrió una investigación del caso y el ministro del Interior (Gobernación), Gerard Collomb, se desplazó al lugar de los hechos.