*Todos los días mueren millones de animales para consumo humano, prácticas científicas, salud, moda todo ello con tortura, maltrato y miedo. 

 

“En el mismo comienzo del Génesis está escrito que Dios creó al hombre para confiarle el dominio sobre los pájaros, los peces y los animales. Claro que el Génesis fue escrito por un hombre y no por un caballo. No hay seguridad alguna de que Dios haya confiado efectivamente al hombre el dominio de otros seres. Más bien parece que el hombre inventó a Dios para convertir en sagrado el dominio sobre la vaca y el caballo, que había usurpado. Sí, el derecho a matar a un ciervo o una vaca es lo único en lo que la humanidad coincide fraternalmente, incluso en medio de las guerras más sangrientas.” (MILÁN KUNDERA)

Las nuevas formas de pensamiento humano desde todos los tiempos siempre han estado en el ojo del huracán, las revoluciones del pensamiento efectivamente siempre han sido eso una “Revolución”. La discusión y las luchas intelectuales, culturales nos llevan a transformarnos como individuos. Por ejemplo ¿qué temas de discusión existen en la actualidad?, muchos, y en todos los ámbitos. En un plano que nos atañe como sociedad, cultura, opinión pública, están sobre la mesa y entre muchos otros, las prácticas y muerte hacia los animales, el papel de la humanidad con ellos. 

Matar a los animales, justificar esta barbarie,  por la necesidad de comer, de nutrirnos, de fortalecer nuestra inteligencia, es eso justamente es justificar la barbarie. Hemos vivido por siglos justificando nuestros peores actos, las religiones por ejemplo que han cometido  actos crueles en perjuicio de la humanidad, que podríamos esperar de los actos cometidos contra los seres que se encuentran en un plano “inferior” si contra nosotros mismos lo hemos hecho. Bien lo dice Kundera inventamos a Dios para hacernos poderosos para “convertir en sagrado el dominio de…” nosotros sobre la especie animal.

Todos los días mueren millones de animales para consumo humano, prácticas científicas, salud, moda todo ello con tortura, maltrato y miedo.

Las granjas donde se encuentran las vacas, cerdos, pollos, que sirven para alimentarnos, los lugares de experimentación “científica” con animales, los criaderos donde se extraen sus pieles para ropa, calzado y parte de su ser para hacer cosméticos, son peores que los campos de concentración Nazi.  

Veamos los siguientes datos: “Cada año se crían y se matan más de 75 millones de animales para la moda. Se crían en cautiverio de manera intensiva y sin ningún respeto por sus necesidades. Desde que nacen viven enjaulados un ejemplo, una jaula con dos zorros árticos mediría poco más de un metro cuadrado;  medidas pensadas más para la longitud de un brazo humano que en las necesidades biológicas de los animales”.

Para ropa y belleza: “Detrás de la fabricación de un abrigo de piel se esconden cifras escandalosas. Para hacer un sólo abrigo de un animal en concreto, se sacrifican unas 300 chinchillas, 250 ardillas, 60 visones o martas, 30 gatos o mapaches, 20 zorros, nutrias, linces o focas bebé, 15 ocelotes, 8 lobos, perros o focas adultas, 6 leopardos”. “Para los cosméticos: Máscaras y Sombra de Ojos: Se introduce en los ojos de conejos hasta la ceguera total. Maquillaje: Se extiende sobre la piel afeitada de animales sensibles. Jabón: Se fuerza la irritación de la piel de animales afeitados. Shampoo: Se obliga a animales a ingerirlo y se le introduce concentrado a los ojos de conejos. Bronceadores: Se expone a conejos con la piel afeitada a rayos ultravioleta para probar estos productos”*1 

Y AÚN ASÍ ELLOS NOS SIGUEN AMANDO…

 

Las estadísticas para la alimentación según fuentes de la  FAO, 345 millones de animales mueren en el mundo, a lo que hay que añadir unos 140 millones de toneladas de peces, además se van agregando a esta lista nuevas especies, como avestruz, león, búfalo y otras. 

 Todos los días mueren millones de animales para consumo humano, prácticas científicas, salud, moda todo ello con tortura, maltrato y miedo. 

Para cada una de estas “necesidades “existen alternativas de no sacrificio, ni tortura, ¿por qué se empeña la humanidad en seguir haciéndolo?, porque es “más natural, más fino, más confiable, más nutritivo, más más más…” justificación es la palabra, justificación a prácticas sanguinarias e irracionales, justificación capitalista, justificación monetaria. La bajeza de todas estas industrias hace cómplice a casi toda la humanidad y digo casi, porque el cambio está en cada persona que renuncia hoy, mañana, a consumir aquello que proviene de origen animal y se enfrenta a la crítica despiadada de los que siguen haciéndolo.

“La verdadera bondad del hombre sólo puede manifestarse con absoluta limpieza y libertad en relación con quien no representa fuerza alguna. La verdadera prueba de la moralidad de la humanidad, la más honda (situada a tal profundidad que escapa a nuestra percepción), radica en su relación con aquéllos que están a su merced: los animales”. (MILAN KUNDERA )

Todos los días mueren millones de animales para consumo humano, prácticas científicas, salud, moda todo ello con tortura, maltrato y miedo.

 

1.-Biologas:Lorena C. Villegas y Ma. Concepción Martínez R.