*El empresario defiende la obra porque es un detonador del desarrollo sólo comparable con el Canal de Panamá,m de López Obrador “me preocuparía y me daría miedo por todo lo demás que viene”, dice

Otro País Noticias, Ciudad de México, 16 de abril de 2018 (Notimex).-

El empresario defiende la obra porque es un detonador del desarrollo sólo comparable con el Canal de Panamá

De López Obrador “me preocuparía y me daría miedo por todo lo demás que viene”, dice

Ciudad de México, 16 de abril de 2018 (Redacción).- El empresario Carlos Slim defendió el proyecto de construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), al destacar su importancia en cuanto a inversiones, empleos y desarrollo que provocará en el país, sobre todo en la zona nororiente del Valle de México.

Expuso que México necesita proyectos de estas características, de esta dimensión, no sólo para los efectos directos, sino por la trascendencia y todo lo que pasa alrededor.

Al exponer su visión sobre este proyecto en conferencia de prensa, señaló que la discusión del aeropuerto no debe ser si cuesta más o menos, “porque no es un coche lo que se está comprando, sino qué efectos va a tener la inversión” del proyecto.

“En mi vida he visto un proyecto que pueda tener tanto impacto económico en un área como lo es el Nuevo Aeropuerto. Es un gran detonador, sólo lo puedo comparar con el Canal de Panamá”, señaló el directivo de Grupo Carso.

Por ello, enfatizó que suspender el proyecto del nuevo aeropuerto es suspender el crecimiento del país.

Se calcula que la construcción del nuevo aeropuerto generará 60 mil millones de pesos en sueldos y salarios y 120 mil millones de pesos en la compra de insumos, subrayó el empresario.

Expuso además que en los terrenos del actual aeropuerto se podrían realizar varios proyectos de carácter cultural y comercial, parques y aéreas recreativas, oficinas, departamentos y hoteles, zona universitaria, centros de tecnología y museos, entre otros.

Slim tiene dos contratos a través de Operadora Cicsa, que participa junto con otras empresas para construir el Edificio Terminal y la Pista 3.

Recientemente presentó también dos propuestas: una para el drenaje pluvial, cuyo fallo se anunciará el 23 de abril, y otro para el Centro Intermodal de Transporte Terrestre, que se dará 26 de abril.

“Este viejo aeropuerto puede ser más detonador del desarrollo de la región y de la ciudad que el nuevo, sería como un nuevo Paseo de la Reforma y llegaría hasta la entrada del nuevo aeropuerto”, subrayó.

“Está en el área nororiente, que es el área más marginada de la Ciudad de México, donde más hacinamiento hay, donde más pobreza hay. Las personas que viven ahí tienen que trasladarse una hora, hora y media o muchas horas para poder llegar a sus trabajos todos los días. Aquí es la oportunidad que trabajen cerca, que se detone el desarrollo”, explicó.

Mencionó también que se requiere dejar de sobre explotar el acuífero de la cuenca del Valle de México, para que de esta forma se detengan los hundimientos de ésta y otras zonas, además de que se deben edificar presas de infiltración.

Consideró por otra parte que el nuevo aeropuerto debió de ser concesionado, pues con ello se aceleraría su construcción y el costo sería menor.

Aunque el empresario afirmó que no se encuentra interesado en tener la concesión de la nueva infraestructura, sólo participar en el desarrollo de la obra, misma que, dijo, es la carta de presentación de cualquier país.

“Que no se interprete que tengo interés en la concesión, ni en el desarrollo del terreno. Tengo interés en que se haga el desarrollo de este terreno y lo que hay que hacer es utilizar dinero privado, y el papel del gobierno es decir qué se debe de hacer”, expuso.

Sobre si le preocupa la propuesta del candidato de la coalición Juntos haremos historia, Andrés Manuel López Obrador, sobre detener la construcción del nuevo aeropuerto, el empresario dijo: “temer, ¿temer qué?, me preocuparía y me daría miedo por todo lo demás que viene”.

Dejó en claro que López Obrador no tiene porqué meterse, ahorita es candidato, “que haga sus estudios”, esta es una decisión que se tomó hace cinco años o seis, es más, dijo, la decisión estaba tomada desde el sexenio del presidente Vicente Fox.

En su opinión, se tuvo que haber discutido cuando estaba en proceso, “ahorita no veo qué se discute, y lo único que yo, analizando el proyecto concluí, es que tiene que analizarlo más a fondo con todas sus consecuencias y efectos, es un paradigma detonador del desarrollo fantástico”, enfatizó.