Las autoridades de la República Democrática del Congo se vieron obligadas a prohibir la minería de oro en la provincia de Kivu del Sur luego de que los campesinos hallaron un yacimiento sin parangón, lo que generó una auténtica fiebre del oro en la zona.


El yacimiento, descubierto a finales de febrero en una colina de la pequeña aldea Luhihi, tiene una concentración de oro de entre 60% y 90%, informa la BBC.

 

Las imágenes virales muestran a los mineros improvisados —entre ellos los campesinos y hasta algunos soldados de las Fuerzas Armadas del Congo— excavando el cerro con palos y picos y luego lavando el oro en un cuenco.

Los mineros, comerciantes y militares tuvieron que abandonar el lugar por orden de las autoridades.
De esta manera, el Gobierno busca restablecer el orden en la aldea para “proteger vidas y garantizar la trazabilidad del oro producido de acuerdo con la ley congoleña”, y es que la presencia de los soldados en las minas está prohibida en el país africano.
La minería artesanal es bastante común en el Congo, un país rico en diamantes, oro y otros metales preciosos.