*Comenzó una trayectoria de escritor con técnicas de la novela, pero a partir de hechos reales, lo que dio paso a obras como “De vidas ajenas” o “Limónov”.

Otro País Noticias, Pollença, España, 29 de septiembre de 2018 (Carmen Naranjo / EFE).- El escritor y periodista francés Emmanuel Carrère aseguró hoy que le preocupa mucho más el futuro del periodismo que el de la novela, porque la literatura puede adaptarse a la “evaporación” de la realidad que suponen las noticias falsas.

“En cambio, las noticias falsas cuestionan la esencia misma del periodismo”, señaló Carrère, Premio Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) en Lenguas Romances 2017, en un encuentro con periodistas en Pollença (archipiélago balear en el mediterráneo español), donde asiste a las Conversaciones Literarias de Formentor.

Escritor, periodista, crítico, guionista y cineasta, Carrère (París, 1957) publicó en 2000 “El adversario”, donde noveló la vida del criminal Jean-Claude Romand, cuyo juicio había cubierto como periodista, y por la que recibió comparaciones con Truman Capote en “A sangre fría”.

Comenzó así una trayectoria de escritor con técnicas de la novela, pero a partir de hechos reales, lo que dio paso a obras como “De vidas ajenas” o “Limónov”.

Para Carrère, no se trata de una limitación ética la que hay entre la ficción y la realidad, sino que la frontera la marcan los hechos: “el usar nombres reales o ficticios establece la diferencia. Con nombres ficticios, es ficción; si utilizas nombres reales, no lo es y puedes ser acusado ante la justicia”, dijo.

La mezcla de géneros literarios ha existido siempre en la novela, que es un género “muy impuro” dentro de la literatura y por eso, destacó, “no se puede hablar de la muerte de la novela; quizá haya muerto la forma de hacer novelas del siglo XIX pero hay muchas variantes y seguirá existiendo en sus diferentes formas”.

Otra cosa es el periodismo, en el que comenzó a trabajar con 20 años y conoció la “época dorada” de la década de los ochenta cuando había siempre presupuesto suficiente. En la actualidad, la situación es muy diferente y el sector está muy dañado, consideró.

“El periodismo se enfrenta al mismo problema que la música, la gratuidad” y a la falta de presupuesto y espacio para realizar reportajes, destacó el autor francés, que recalcó su preocupación por la “disipación, la evaporación de la realidad” que supone la difusión de noticias falsas.

El autor recordó la influencia de Truman Capote, que abrió una nueva vía con “A sangre fría”, una novela que considera “fundadora” de algo nuevo.

Carrère reconoció que tras escribir “El reino” (2015), que le llevó siete años y donde ahonda en la fe y los orígenes del cristianismo, tuvo un período de “sequía” y sintió que había llegado al final de un ciclo y, aunque tenía la intención de seguir escribiendo, decidió inclinarse por temas nuevos.

“Escribir reportajes es para mí como los relatos cortos para un autor de ficción”, indicó el francés, que reunió posteriormente en el libro “Conviene tener un sitio adonde ir” una treintena de textos, escritos entre 1990 y 2015, y que van desde la crónica al reportaje, el artículo de opinión o el ensayo, siempre en primera persona.

Y en la actualidad se encuentra inmerso en un proyecto cinematográfico, una película de ficción aunque con una base de documental protagonizada en su mayor parte por mujeres, destacó.

“He tenido el gusto y también la suerte de poder trabajar en formas muy variadas. Cuando no podía escribir, he trabajado en el periodismo o en el cine. Siempre bajo el mismo paraguas, pero con registros diferentes”, dijo Carrère.