*Tras la decepción de la primera fecha de la Fórmula 1 en Melbourne, el piloto mexicano confió en obtener buenos resultados por el buen rendimiento de su monoplaza.


Otro País Noticias, Manama, Bhr. 27 de marzo (Notimex).- Tras la decepción vivida en la primera fecha de la Temporada 2019 de la Fórmula 1 en Melbourne, el piloto mexicano Sergio Pérez espera cosechar sus primeras unidades del campeonato durante este fin de semana en el GP de Bahréin.

Pérez Mendoza terminó en el décimo tercer puesto del GP de Australia, por lo que espera revancha ahora en el trazado del Circuito Internacional de Bahréin.

“Estoy muy motivado para volver a competir en Bahréin. Perder puntos en Melbourne fue decepcionante para mí, en especial después del gran trabajo que hicimos en la clasificación, pero siempre digo que, no es cómo empiezas la temporada, sino cómo la terminas. Es un año largo y hay veinte oportunidades más para obtener buenos puntos”, señaló.

En declaraciones al portal oficial de la escudería Racing Point, el conductor jalisciense reconoció que la carrera asiática, segunda de la campaña 2019, será complicada, pero confía en obtener buenos resultados acompañado por el buen rendimiento del monoplaza.

“No espero una carrera fácil. La pista es muy técnica y la combinación de curvas lentas y rápidas la hace bastante desafiante. Las frenadas pueden ser difíciles y encontrar los puntos de frenado es un desafío”, detalló.

Agregó que “hay algunas paradas realmente grandes, especialmente en la primera vuelta. Algunos de sus marcadores cambian a lo largo del fin de semana, en la medida que se practica bajo el sol y se corre de noche”.

Es consciente que, entre los pilotos de la parte media de la parrilla, con excepción de los Ferrari, Mercedes y Red Bull, habrá otra buena pelea por meterse a la disputa de puntos entre los lugares siete y 10.

“El fin de semana será otra pelea cerrada a mitad de la parrilla, pero creo que los puntos son alcanzables. Va a ser interesante ver cuántos adelantamientos ocurren en la carrera, porque no fue fácil en Melbourne”, señaló el mexicano.