Rusia podría convertirse en el líder científico mundial gracias al proyecto interdisciplinario Océano, que busca recabar datos sobre la vida subacuática en el planeta.

Así lo dijeron en una entrevista a Sputnik el catedrático de neurociencias de la Universidad de Florida (EEUU), Leonid Moroz, y el catedrático de la Universidad de Gotinga (Alemania) y el director del Centro Científico-Educativo de Estudios Genómicos de la Universidad Federal de Siberia, Konstantín Krutovski.

Según los científicos, la humanidad sabe ahora menos de las profundidades submarinas que sobre la Luna, a pesar de que el 71% de la superficie de la Tierra está cubierta por agua. El proyecto Océano, dirigido por el catedrático Leonid Moroz está destinado a corregir este desequilibrio.

“Centenares de miles, cuando no millones, de especies de organismos marinos (tal vez conozcamos un 10 por ciento de los mismos) determinan la salud de nuestro planeta ahora y en el futuro.

“Muchas especies ya se han perdido y se perderán más sin que hayamos obtenido siquiera una información primaria sobre los organismos que habitan las profundidades abisales”, señaló Leonid Moroz, y añadió que el principal objetivo del proyecto Océano es conocer mejor y proteger nuestro planeta.

Está previsto que dentro del proyecto se organicen expediciones marinas de investigación alrededor de la Tierra con el fin de crear un atlas genómico de todas las especies que habitan los océanos.

Los autores del proyecto planean realizar estudios, incluida la secuenciación del genoma, a bordo de buques. Esto permitirá describir las especies cuyos representantes no pueden ser llevados a laboratorios tradicionales, por ejemplo especies de profundidad, ya sean raras o frágiles.

Rusia, como uno de los líderes del consorcio internacional, podría reunir entre cinco y siete años más conocimientos de los océanos y de la vida en nuestro planeta de los que la humanidad había acumulado en todos los siglos anteriores. Será posible gracias a la larga línea de costa de Rusia, un extenso litoral oceánico y una flota científica única.

Según los especialistas, la realización del proyecto con costes relativamente bajos podría producir una revolución y tener un efecto global en toda la humanidad equiparable a los proyectos espaciales de los años 60.

El proyecto Océano también es similar al proyecto Genoma humano, donde los gastos en la ciencia fundamental se amortizaron en centenares, e incluso miles de veces. Además, el proyecto garantiza a Rusia la plena participación y el liderazgo en el proyecto global internacional planeado Earth BioGenome Project —Biogenoma de la Tierra—.