*Llama Greenpeace México a fortalecer los trabajos para desplastificar a la Ciudad de México

Cada año se consumen 48 kilogramos de plásticos por persona, por lo que Greenpeace considera que llegó el momento de hacer cambios si queremos vivir en una ciudad más limpia y amigable con el planeta, y celebra que el gobierno capitalino haya dado un primer paso al prohibir las bolsas de un sólo uso.

Miguel Rivas, líder de la campaña “Desplastifiquemos México”, de Greenpeace México, estima que una ciudad limpia y amigable debe construirse con hábitos.

“Cada vez que cargas tu bolsa reutilizable y evitas los cubiertos o vasos desechables, demuestras tu amor a la Tierra”.

Rivas comenta que “el mejor desecho es el que no se produce y hoy todos tenemos la oportunidad de hacer el cambio, por lo cual iniciamos una campaña para pedir al Senado de la República que reforme la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos (LGPGIR), prohíba los plásticos de un solo uso y haga responsable a las marcas de los envases, empaques y embalajes que utilizan”.

Hasta ahora, resumió, suman más de 250 mil las personas que ya se sumaron a la petición global para exigir a las marcas reducción en su producción de plásticos, pero las corporaciones siguen aprovechando la falta de regulación que existe en el país.

Miguel Rivas reconoció el trabajo realizado por los voluntarios, activistas y científicos que colaboran con Greenpeace, quienes salen todos los días a las calles para difundir el mensaje, luchar en los congresos locales por leyes que protejan al planeta.

Asimismo, van a las costas, playas y ríos para investigar el impacto real de la contaminación plástica en la vida marina, con cuyos resultados seguiremos presionando a las autoridades y empresas para modificar sus hábitos, aún cuando son ellas quienes tienen los recursos y el poder.