*La Conadic señaló que el abuso en el consumo del cannabis podría causar una dependencia permanente con el paso del tiempo, e incluso derivar en problemas psiquiátricos severos.

Ciudad de México, 7 de septiembre (SinEmbargo).- La Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic) aseguró que el consumo de marihuana en México se triplicó en 13 años.

Así lo informó en conferencia de prensa el titular de la Conadic, Gady Zabicky Sirot, quien detalló que el consumo de cannabis en 2002 se calculaba en 3.5 por ciento, mientras que para 2016 creció un 8.6 por ciento.

Zabicky Sirot explicó que la marihuana es la droga más consumida en el país y a nivel mundial, pues alrededor de 200 millones de personas la utilizan de dos maneras: el recreativo y el médico endocannabinoide.

El especialista en adicciones señaló que el abuso en el consumo del cannabis podría causar una dependencia permanente con el paso del tiempo, e incluso derivar en problemas psiquiátricos severos.

Por otra parte, el titular de la Conadic aseguró que gracias al estudio de la plana de la marihuana, se ha descubierto es sistema cannabinoide con el que nacen los seres humanos.

“La fascinación que nos ha causado esta planta durante las últimas décadas no tiene que ver necesariamente con la planta persé, porque la planta lo que nos ha llevado a descubrir es el sistema cannabinoide que tenemos todos los seres humanos; todos desde que nacemos tenemos receptores específicos para estas moléculas”, dijo Zabicky Sirot.

Respecto a la metanfetamina, Zabicky Sirot explicó que el consumo de esta droga también se ha incrementado en el país, sobre todo en los trabajadores de maquilas y trabajadores agrícolas, quienes la usan para mantenerse alerta durante sus jornadas laborales.

Recordó que en 2002, el 0.1 por ciento de los mexicanos aceptaron haber consumido esta sustancia, y para el año 2016 aumentó al 0.9 por ciento; el titular de la Conadic subrayó que el consumo de la metanfetamina es mayor entre los jóvenes.

“El consumo del cristal metanfetamina nos preocupa, se está consumiendo en lugares que antes no aparecía. Las poblaciones tienden a elegir drogas más baratas y más potentes, sobre todo en países en desarrollo como el nuestro, pues hay una vulnerabilidad incrementada”, concluyó.