*Conforme disminuya el número de contagios confirmados y la demanda por una cama de hospitalización, se regresará a la normalidad en los hospitales.

Ciudad de México.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) contrató a 20 mil 868 trabajadores de la salud entre médicos y enfermeras para la atención de la pandemia por COVID-19, aseguró el Doctor Víctor Hugo Borja, director de Prestaciones Médicas del Instituto, durante la presentación de la “Guía de continuidad para garantizar los servicios en las unidades médicas de la Administración Pública Federal en la Nueva Normalidad”.

Detalló que desde el inicio de la epidemia, se dotó de Equipos de Protección Personal (EPP) a las y los trabajadores del IMSS, a quienes se han entregado más de 30 millones de respiradores N95, KN95 o N99; más de 35 millones de cubrebocas triple capa; 1.8 millones de caretas; casi dos millones 600 mil goggles; más de 27 millones de guantes; 24 millones de batas y tres millones de overoles.

 

IMSS registra cinco mil 370 casos de COVID-19 entre personal médico

 

También comentó que la reconversión del Seguro Social significó destinar 16 mil 074 camas para pacientes COVID en la etapa donde más se necesitó, además de 4 mil 645 ventiladores y la integración de 2 mil 535 equipos de respuesta, que se traducen en 40 mil 491 médicos y enfermeras a cargo de estos pacientes.

“Los recursos humanos que se dedicaron a la atención de los pacientes con sospecha de COVID fueron más de 60 mil, pero contratamos adicionalmente para la atención de esta pandemia a 20 mil 868 trabajadores de la salud entre médicos y enfermeras”, agregó.

Por su parte, el director general del IMSS, Zoé Robledo, señaló que esta guía no debe entenderse como el final de la reconversión, ya que “es un proceso que debe cuidar la salud de los trabajadores y también de los propios pacientes”.

Así mismo, indicó que conforme disminuya el número de contagios confirmados y la demanda por una cama de hospitalización, se regresará a la normalidad en los hospitales.

Zoé Robledo afirmó que se ha logrado el objetivo de garantizarle a los mexicanos una cama de hospital, atención o el uso de un ventilador cuando lo requieran, y eso se refleja en que no se han saturado los hospitales del país que dispuso el IMSS.