Alejandra Campos

Argumentos a favor, en contra, ataques descalificaciones, defensa, apoyo. Todo un torbellino de argumentos. La 4ta transformación absolutamente a favor del Presidente, los chairos total apoyo, “las benditas redes sociales” haciendo lo propio con las discusiones acaloradas, los adversarios representando a la minoría va descalificando de todas las formas posibles; insultos, argumentos serios, hasta argumentación científica psiquiátrica disfrazada de profesionalismo, los periodistas tomando bando también, ¿y para el ciudadano de pie cuál es la opinión y para las familias de los militares y las familias que se vieron afectadas por este hecho? Aquí lo importante es detenernos en la preservación de las vidas, las vidas se anteponen a cualquier estrategia para acabar con grupos de delincuentes AMLO no pretende llevar  la guerra a ningún estado ni al país y la decisión de soltar al hijo del Chapo sólo tiene una lectura, no quiere la guerra, sus estrategia es diferente a la de los gobiernos pasados y este hecho nos hace ver la congruencia con sus ideas y sus discursos. La situación con los grupos del narcotráfico son complejas y la ligereza de los comentarios de la oposición se encaminan únicamente al desprestigio, el odio marca la ruta de los adversarios, su argumentación queda en la superficie, lo único que desean es eso el ataque al Presidente, más allá del bien de la población. 

Retomando lo que circula en redes sociales, el sentir de un Militar que tenía a su familia en una unidad habitacional en Culiacán, Sinaloa. “Soy un militar que se encuentra por el momento trabajando en la ciudad de Manzanillo, soy de Culiacán Sin. Creo que a mucha gente le falta comprender el valor de las cosas y el miedo a perder un ser querido y la impotencia de no poder hacer nada, el día de ayer nos llega la noticia de la captura de este personaje por el cual se volvió todo esto un caos, me llama mi esposa para contarme lo que estaba sucediendo en todas las calles de Culiacán y que las cosas estaban muy feas, mi familia esposa e hijos viven en una unidad habitacional que la Sedena nos otorga a nosotros para estar con nuestras familias, y le dije a mi esposa que no salieran a la calle que se resguardarán hasta que se recibiera algún comunicado por parte de las autoridades en el estado de que todo estaba bajo control, pero cuál fue mi sorpresa, cuando mi esposa me llama y me dice que todos los departamentos estaban rodeados por gente armada y que no les permitían salir y comienzan a gritar que si no soltaban a su jefe matarían a todas las personas que se encontraban dentro de las habitaciones. En ese momento pedíamos que lo dejarán el libertad, con un coraje… impotencia, una rabia que no sé cómo explicar pero no me importaba nada solo que mi familia estuviera bien, es un sentimiento que solo nosotros los que lo vivimos podemos explicar. Veo los comentarios de la gente que nos llaman cobardes o llaman cobardes al gobierno, a mí solo me queda dar gracias infinitas por haber tomado esa decisión y volver a ver a mi familia con bien. A nadie le deseo vivir algo así pero, pero me gustaría que se pusieran en nuestros zapatos y no decir que fue un fracaso el que nuestras familias estén a salvo. Muchas gracias por permitir tener a mi familia a mi lado y por no dejarse llevar por obtener un triunfo más”.

En este hecho era necesario tomar una decisión de altura, no una decisión de un macho, sino una decisión de un auténtico líder, no sabemos las consecuencias que hubiéramos tenido ni lo sabremos nunca, una masacre quizás, el inicio de una guerra en el Estado de Culiacán, retroceder a la época de Calderón y perder el avance hasta ahora logrado (aunque no parezca que haya un avance), la credibilidad, la esperanza en recuperar un Estado que desea alejarse de la violencia, acercarse a vivir en paz y  volver a creer en un Presidente.

Ovidio Guzmán: El narcojunior que violó los códigos de su padre