*Según testimonio, en colonias de alta incidencia delictiva les han impedido levantar el censo en hogares.

Otro País Noticias, México, 10 de febrero.- Los programas sociales de López Obrador tropezaron con lo mismo que buscan combatir: la delincuencia.

En Acapulco, el conocido puerto turístico de Guerrero, los brigadistas del gobierno federal que levantan un censo en todo el país, casa por casa, para identificar a los beneficiarios de programas sociales, no pudieron entrar a colonias de riesgo por amenazas de delincuentes.

Son aproximadamente 20.000 hogares de las colonias Zapata, Renacimiento, Antorcha, Cuauhtémoc, Nueva Era y La Jardin que no recibirán la visita de los 140 brigadistas asignados en esa zona para entrevistar a las familias.

De acuerdo con testimonios de los brigadistas, a su paso por algunas zonas han escuchado disparos de armas de fuego y se han topado con personas armadas que les cierran el paso.

“Hemos oído disparos con armas de fuego muy cerca de donde andamos censando, nos hemos encontrado gente armada, gente que nos devuelven de donde estamos censando, que nos sacan prácticamente del lugar, nos dicen que nada más hasta ahí llegamos”, narró el brigadista Rolando García Pérez para el noticiario En Punto, de Televisa.

Como medida de seguridad, los brigadistas han recurrido a grupos de WhatsApp para compartir su ubicación y reportarse constantemente.

 

Siempre se nos acercan a preguntarnos si somos del censo de bienestar y nosotros les explicamos a lo que vamos, a mí sí me da miedo, pero es parte de mi trabajo”, comentó otra de las brigadistas, quien habló bajo condición de anonimato.

Los brigadistas que tienen previsto visitar 200.000 hogares en Acapulco reciben un apoyo quincenal de 3.400 pesos para viáticos y comidas, y diariamente recorren las colonias de Acapulco con la misión de que ninguna familia quede fuera del censo.

Médico de profesión, Nachelli Soria, de 35 años, forma parte de estos equipos. “A mí me ha preocupado mucho cómo poder ayudar y este es el momento adecuado, casa por casa, que significa tener sensibilidad y observar que hay mucha necesidad, mucha pobreza, mucha deficiencia y solamente así podemos corroborar que efectivamente hay mucho rezago social”, comentó.

A cada familia que visita, Nachelli le informa que hay diversos programas a los que pueden ingresar de acuerdo con su perfil o condición.

Los programas son “Jóvenes Construyendo el Futuro”, destinado a la población de entre 18 y 29 años que no estudia ni trabaja; las becas “Benito Juárez”para estudiantes de bachillerato; la pensión universal para adultos mayores y los apoyos económicos a madres solteras y personas con discapacidad. (Redacción)