Otro País Noticias, Ciudad de México, 20 de septiembre de 2018.- Reducir la cantidad de drogas que llegan a las calles contribuye a proteger la salud pública, a golpear económicamente a los grupos delictivos y a mejorar las condiciones de seguridad pública, particularmente en la disminución de índices de violencia generados por el narcotráfico, afirmó Alberto Elías Beltrán, encargado de despacho de la PGR.

Durante la destrucción de más de cuatro toneladas de cocaína, 471 kilos de marihuana, 54 unidades de psicotrópicos y objetos instrumento de delitos, en la XXVII Zona Militar en Acapulco, consideró que el problema de las drogas y su constante evolución genera efectos negativos en términos de salud pública, cohesión social, seguridad y justicia, sobre todo cuando sus efectos se traducen en pérdida de vidas.

Refirió que desde hace cuatro meses, con la puesta en marcha del Programa “Bodegas Vacías”, se agiliza el destino final de instrumentos, objetos o productos de delitos resguardados en las bodegas de indicios y al destruir bienes ilícitos, se disminuyen los riesgos de seguridad y de salud para los servidores públicos encargados de resguardar las bodegas.

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, dijo que el estado no solamente tiene montañas, donde se siembra marihuana y amapola, también cuenta con más de 500 kilómetros de playas, de mares, donde frecuentemente se enfrenta el embate del tránsito y la llegada de droga proveniente de otros países.

Dijo que hoy se incinera droga que deja de circular y de ser una amenaza especialmente para los jóvenes, así como para hombres y mujeres que sin duda enfrentan problemas de adicciones.

A su vez, el delegado estatal de la Procuraduría General de la República (PGR), Fernando García Fernández, informó de la destrucción de cuatro toneladas 721 kilogramos de clorhidrato de cocaína y 376 kilogramos de marihuana, relacionados con 20 imputados que fueron vinculados a proceso por la probable comisión de delitos contra la salud; por la Delegación de Morelos, se incineraron 95 kilos de marihuana, así como objetos diversos.

En lo que va del año, se han destruido cinco toneladas 876 kilogramos de cocaína y marihuana, así como 95 piezas psicotrópicas, con lo que a la fecha suman cerca de 11 toneladas en total de narcóticos destruidos. (Notimex)