El argentino Diego Schwartzman se convirtió en el primer latinoamericano en conquistar el Abierto Mexicano de Tenis de Los Cabos, certamen donde el máximo favorito, el italiano Fabio Fognini, no pudo defender su título.

Fognini y Schwartzman, primero y tercero de la siembra, además del pampero Guido Pella (segundo) y el francés Lucas Pouille (cuarto), se presentaron como los principales candidatos en el torneo que se realizó del 29 de julio al 3 de agosto.

El italiano llegó como máximo favorito para defender su corona y comenzó su participación en la segunda ronda, aunque las cosas no pintaban de lo mejor, pues perdió la manga inicial, aunque pudo remontar e imponerse en tres sets al español Marcel Granollers, por 4-6, 6-3 y 6-4.

En tercera ronda tuvo como rival al estadounidense Taylor Fritz, quien arrolló en el primer set al italiano y culminó la obra en un segundo muy reñido para eliminarlo por 6-1 y 7-6 y así dejar vacante el trono en Los Cabos.

Del otro lado del cuadro principal estaban dos argentinos como candidatos a la corona, Pella y Schwartzman, que también debutaron en segunda ronda y que tuvieron que superar dos encuentros hasta encontrarse en semifinales.

Lo que podía apreciarse como una final adelantada fue un choque entre dos pamperos que se conocen a la perfección y que entregaron un duelo reñido, al final para el “Peque” Schwartzman por 6-3, 3-6 y 6-1, quien disputaría el título con Fritz.

Schwartzman salvó tres bolas para set en el primero y se impuso en la “muerte súbita”, y en el segundo se adelantó 4-1, ventaja que confirmó para quedarse con la victoria definitiva y el título.

Ese trofeo representó el primero del año para Schwartzman, el único que conquistaría este año, y el tercero de su trayectoria profesional para mantenerse como uno de los mejores argentinos en la clasificación mundial.

Respecto a los mexicanos en el torneo individual, Lucas Gómez fue el único que estuvo en el cuadro principal gracias a una invitación, pero fue arrasado en el primer partido por Marcel Granollers, quien lo derrotó por 6-0 y 6-1.

En la ronda de calificación estuvieron Luis Patiño, Juan Ignacio Batalla y Gerardo López Villaseñor, quienes fallaron en su intento de seguir con vida, pero perdieron en su primer partido, el tercero en tres mangas, la última con un contundente 6-0.

Mexicanos fallan en dobles

Luego de lo ocurrido en 2018 con la coronación en la modalidad de dobles de Miguel Ángel Reyes-Varela con el salvadoreño Marcelo Arévalo, ambos repitieron en busca del título, pero de manera sorpresiva quedaron fuera en la primera ronda.

“Micky” y Arévalo enfrentaron en la primera ronda al también mexicano Hans Hach y al estadounidense Dennis Novikov, quienes se quedaron con el triunfo en dos mangas, por 7-5 y 6-3, para que el cetro se quedara vacante.

Aunque eso fue todo lo que hicieron Hans y su compañero, quienes en los cuartos de final fueron eliminados por el israelí Jonathan Erlich y el indio Divij Sharan, por 6-2 y 6-4.

El mexicano que llegó más lejos en esta modalidad fue Santiago González, ubicado entre los mejores 100 del mundo en dobles y que alcanzó las semifinales junto al paquistaní Aisam-ul-Haq Qureshi, terceros de la siembra.

Con un contundente 6-1 y 6-1 acabaron con las aspiraciones del moldavo Radu Albot y del neozelandés Artem Sitak en la primera ronda, y avanzaron la segunda sin jugar por el retiro de los franceses Gregoire Barrere y de Lucas Pouille.

En semifinales chocaron con los monegascos Romain Arneodo y Hugo Nys, quienes luego de un reñido partido vinieron de atrás para eliminar a “Santi” y al paquistaní por parciales de 3-6, 7-5 y 10-5, con lo cual accedieron a la final para coronarse campeones.