*Las críticas y las burlas que provocó la iniciativa se multiplicaron cuando un mesero denunció que Carrió le había dejado sólo cinco pesos de propina.


Otro País Noticias, Buenos Aires, 4 de julio de 2018 (Notimex).- La diputada oficialista argentina Elisa Carrió provocó una polémica al pedir a las clases acomodadas que den propinas a los pobres como una manera de reactivar la economía que actualmente se encuentra en crisis.

“Yo sé que hay una desesperanza, la primera recomendación a la clase media y media alta es que den propinas”, dijo Carrió, quien es una de las principales aliadas del presidente Mauricio Macri y suele meter en problemas al gobierno ante la opinión pública.

La diputada advirtió que hay “más de dos o tres millones de personas” que viven de diferentes trabajos en los que se da una compensación extra, “pero a veces nosotros, cuando ajustamos, lo primero que dejamos es de darles y eso va cortando un círculo” económico.

Las críticas y las burlas que provocó la iniciativa se multiplicaron cuando un mesero denunció que Carrió le había dejado sólo cinco pesos de propina a pesar de que la cuenta de su consumo había sido de 300 pesos, es decir, que lo correcto era darle el 10 por ciento.

Carrió reconoció que había estado en falta “porque no tenía cambio” y prometió que la próxima vez cumplirá su propio consejo y dejará propinas más generosas.

Su propuesta para “reactivar” la economía fue criticada por dirigentes opositores que advirtieron el clasismo de la excandidata presidencial conservadora y su nula visión para redistribuir la riqueza en un país en el que la pobreza aumentará debido a la crisis.

Por otra parte, la diputada aseguró que el presidente autorizó el debate sobre la legalización del aborto en el Congreso porque sus asesores le garantizaron que el proyecto no sería aprobado, lo que sí ocurrió en la Cámara de Diputados.

Horas más tarde, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, desmintió a Carrió y aseguró que Macri habilitó la discusión para saldar una deuda de la democracia.