La luna afecta las mareas y parecería que también nuestros patrones de sueño.

Una investigación realizada en Argentina y EU comprobó que las personas duermen menos los días previos a la luna llena, independientemente de si tienen o no luz eléctrica.

El trabajo —publicado en la revista Science Advances— fue realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes (Argentina) y de las universidades de Washington y de Yale.

A partir de 2016 estudiaron los patrones de sueño durante más de un ciclo lunar en las comunidades Qom de Formosa (norte argentino), tanto en las que vivían con y sin luz eléctrica. Además, estudiaron a un grupo de estudiantes de Seattle, en el país norteamericano.

El doctor en ciencia y tecnología Leandro Casiraghi —uno de los líderes de la investigación— explicó a Big Bang cuáles fueron los resultados principales y qué preguntas abren respecto a cómo afecta la Luna al comportamiento de los seres humanos.

“Pensábamos que si encontrábamos alguna modulación en los horarios de sueño a lo largo del ciclo lunar iban a estar centrados en la fase de luna llena o de luna nueva. Pero vimos que es en los tres a cuatro días antes de la luna llena que la gente dormía menos y se iba a acostar más tarde”, resumió Casiraghi.