* El principal combustible de los huracanes son las altas temperaturas que puede registrar la superficie del mar


Otro País Noticias, Ciudad de México, 1 de junio de 2018 (Notimex).- Debido a las condiciones de calor extremo que se registraron en la última semana de mayo, existen las condiciones para que los primeros ciclones que lleguen a México sean de mayor intensidad a la esperada.

El coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Alberto Hernández Unzón, informó lo anterior luego de dar a conocer las condiciones que propiciaron la ola de calor que afecta actualmente al país.

En entrevista al término de la conferencia de prensa, recordó que el principal combustible de los huracanes son las altas temperaturas que puede registrar la superficie del mar, “y en estos momentos la temperatura es alta”, por lo que es posible que los ciclones que lleguen al país cobren fuerza al tocar estas aguas.

Por lo mismo, consideró que es posible esperar una temporada de huracanes de gran intensidad, aunque no serán en mayor número que años anteriores, ya que hasta el momento los ciclones que normalmente debieron haber empezado a llegar no lo han hecho.

En ese sentido, explicó que durante mayo es normal que lleguen los primeros dos ciclones y ocho más lo hagan en junio, sin embargo, no será sino hasta el 5 de junio que llegue el primer meteoro proveniente de las costas africanas a la península de Yucatán.

Sin embargo, debido a la intensa y prolongada ola de calor se contará con la temperatura suficiente para que las primeras tormentas que se registren en el país sean igual de intensas, por lo que habrá que tomar precauciones.

Indicó que en la presente temporada de calor, cinco estados rompieron sus registros históricos al marcar temperaturas de 47 y hasta 49 grados Celsius, como en Hidalgo, Chihuahua, Sinaloa, Zacatecas y Jalisco.

A nivel ciudad de México también se rebasaron, pero no del máximo de 38 grados Celsius, y lo mismo ocurre a nivel nacional, ya que el máximo histórico registrado lo tiene Mexicali con 61.5 grados Celsius el 11 de junio de 1949 y de 65 grados el 15 de julio de ese mismo año.

Este registro, dijo, es la temperatura máxima registrada de todo el continente americano a nivel global y una de las más cálidas del planeta tierra, superando la de los desiertos del planeta.