Un equipo de neurocientíficas españolas ha descubierto mediante experimentos de reconocimiento facial que el cerebro es capaz de reconocer el rostro propio más rápidamente que otros y que retiene la atención en una especie de “efecto Narciso”.

Las investigadoras Elisabet Alzueta, María Melcón y Almudena Capilla, del grupo de Neurociencia Cognitiva de la Universidad Autónoma de Madrid, idearon en colaboración con Ole Jensen, del grupo de oscilaciones neurales de la Universidad de Birmingham (Reino Unido) un estudio para conocer qué mecanismos cognitivos se activan en el cerebro cuando una persona percibe su propia cara.