“Entre Paz y yo se cruzó una cucaracha ambiciosa”, declaró Carlos Fuentes en una entrevista para referirse indirectamente al historiador, favorito de la derecha neoliberal de México.


Krauze colecciona un sin número de reconocimientos obtenidos por los gobiernos a lo que simulo criticar, y que también lo benefició con dinero del erario para obras, publicidad y demás.

La polémica inició en 1976 con la crítica de Krauze a Terra Nostra. Pero el origen del conflicto se remonta algunos años atrás. Hacia 1988 el ayudante de Octavio Paz, Enrique Krauze, publicó en Vuelta su ensayo “La comedia mexicana de Carlos Fuentes”.

Este ensayo ponía al descubierto una posible conspiración dirigida por Octavio Paz en contra de Carlos Fuentes. Para tratar de disipar esta teoría, Krauze declaró en una carta publicada en 1988 que él era “responsable total del ensayo” y que Paz no necesitaba de nadie para expresar sus desacuerdos públicamente.
Sin embargo, esas suposiciones no se disiparon del todo, pues todo mundo sabía que Octavio Paz tenía grandes diferencias políticas con Fuentes.

El historiador declaró en entrevista que Octavio Paz no quería perder la amistad de Carlos Fuentes, y Octavio Paz se opuso a la publicación de su ensayo; Krauze lamentó que “la secuela de mi ensayo sobre Carlos Fuentes que de alguna manera lastimó o terminó con la fructífera amistad” entre ellos”.

Sin embargo, según las propias palabras de Enrique Krauze, amenazó a Paz con su renuncia si su ensayo no se publicaba en la revista.

Carlos Fuentes mantuvo silencio al respecto de esta polémica. Hasta el 30 de octubre de 1990. Cuando fue entrevistado y explicó al reportero Miguel Angel Gonzalo, que, El espejo enterrado “se desenterró, salió a la luz y nos mostró lo que éramos”.

A continuación parte de la entrevista que Proceso detalló:

El periodista comenta:
—Este año (el espejo) ha mostrado al mundo nada menos que a Octavio Paz, un antiguo amigo suyo.

A lo que responde Carlos Fuentes:
—Nuestras relaciones ahora son malas, aunque yo le he mandado felicitar por el Nobel. Tuvimos una larga amistad, pero a veces se cruzan cucarachas en el camino de la amistad. Cucarachas ambiciosas.

Con información de Revueltas Times