Otro País Noticias, Nueva York, 1 de septiembre de 2017 (Notimex).- La intervención electrónica o hackeo de parte de operadores rusos a los sistemas electorales estatales durante las elecciones presidenciales del año pasado en Estados Unidos fue más amplio de lo revelado anteriormente, de acuerdo con The New York Times (NYT).

En una investigación difundida este viernes en su plataforma electrónica, el diario indicó que dependencias de los tres niveles de gobierno de Estados Unidos han realizado poca indagación forense digital necesaria para evaluar el impacto del hackeo de Rusia en sistemas electorales.

De acuerdo con casi dos docenas de funcionarios de seguridad nacional y estatales y especialistas en tecnología electoral, esta investigación es necesaria para determinar el impacto, si es que lo hubo, de las intromisiones de hackers rusos en al menos 21 estados cuyos sistemas electorales fueron atacados.

“Los ataques contra el amplio aparato electoral, las operaciones de registro de votantes, las bases de datos electorales estatales y locales, los libros electorales electrónicos y otros equipos, han recibido mucha menos atención que otros aspectos de la interferencia rusa”, según el Times.

El diario apuntó sin embargo que “el hackeo de los sistemas electorales fue más extensa de lo que se había revelado anteriormente”.

Destacó que al menos tres proveedores de servicios electorales críticos fueron hackeados antes de la votación de 2016, de acuerdo con funcionarios de inteligencia en funciones y retirados que hablaron con el diario de manera anónima.

El diario recordó que funcionarios de inteligencia en enero aseguraron a los estadunidenses que no había indicios de que los hackers rusos hubieran alterado el conteo de votos en el día de las elecciones, lo que no significa que no hubieran intervenido el registro de votantes u otros aspectos del sistema.

La nota señaló que la reticencia de los estados a que el gobierno federal se inmiscuya en sus procesos electorales, así como restricciones legales de implicar agencias de inteligencia en asuntos domésticos, han obstaculizado cualquier examen amplio de los esfuerzos rusos para hackear sistemas electorales.

Asimismo, tal investigación implica revisar extensas bases de datos de votantes, analizar vulnerabilidades o buscar datos alterados.

El diario citó además una investigación de agencias de inteligencia de enero pasado que aseguró que los hackers rusos “habían obtenido y mantenido el acceso a múltiples juntas estatales y locales de elecciones de Estados Unidos”.

El Times resaltó el ejemplo de la ciudad de Durham, en Carolina del Norte, donde a una docena de personas se le impidió votar citando múltiples excusas, como que habían votado el día anterior o como que no estaban en los registros.

Uno de los programas de cómputo empleados por Durham, ciudad de una mayoría de votantes demócratas, era VR Systems, una empresa que meses antes había sido penetrada por hackers rusos, precisó el Times.