*Consejeros electorales afirman que no han recibido quejas en contra del sector privado y justifican su derecho de libertad de expresión.

Redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 31 de mayo de 2018.- Los comunicados y cartas a sus empleados que recientemente han emitido grupos empresariales y hombres de negocios como Alberto Baillères y Germán Larrea no configuran elementos para considerarlos una injerencia indebida o un intento de coacción del voto.

Así lo afirmaron a La Jornada los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) Marco Antonio Baños y Dania Ravel, quienes señalaron que los recientes pronunciamientos de los empresarios se han hecho dentro de los ámbitos de la libertad de expresión y no hacen una referencia expresa a un partido, coalición o candidato.

De acuerdo con Ravel, el INE no ha recibido ningún recurso contra el presunto activismo empresarial y a partir de los criterios emitidos por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, así como por la Comisión de Quejas y Denuncias del propio instituto, pese a las restricciones de la legislación electoral, se ha privilegiado la libre expresión.

No obstante, descartó pronunciarse si sería aplicable al caso por la eventualidad de que se presentara una queja.

Por su parte, Baños precisó que “cuando expresamente se pide a alguien que vote en favor de algún candidato, se le obligue o se le coaccione para que lo haga, se vulneran las libertades políticas y el ejercicio libre del voto”.

Sin embargo, dijo, “no hemos recibido la misiva completa para saber si existe alguna expresión que pudiera constituir alguna violación al voto de los trabajadores. El voto corporativo está prohibido, pero la libertad de expresión es una parte que debemos respetar en este país”.