*El presidente de la Comisión de Organización y Capacitación Electoral precisó que hasta este martes no se tiene registro de queja interpuesta contra declaración de algún grupo de empresarios.

Otro País Noticias, Ciudad de México, 30 de mayo de 2018 (Notimex).- El consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Marco Antonio Baños, informó que hasta el momento no se han recibido quejas contra empresarios o empresas que han difundido entre sus empleados cartas en las que se les pide que reflexionen y emitan un voto razonado.

En entrevista, el presidente de la Comisión de Organización y Capacitación Electoral precisó que hasta este martes no se tiene registro de queja interpuesta contra declaración de algún grupo de empresarios.

Indicó que si se llegará a presentar alguna queja ante esta autoridad electoral, el instituto la revisaría conforme a los términos y procedimientos establecidos por la normatividad electoral.

Señaló que se habla básicamente de una carta de un grupo de empresarios que al parecer circuló y hace algunas reflexiones sobre la necesidad de que en el contexto de las actuales elecciones se vote de manera informada.

“Creo que las cuestiones de ese tipo están permitidas, siempre y cuando no exista presión para que se vote a favor de algún candidato. Esa parte creo que debe ser revisada, los empresarios tienen libertad de expresión, pero también están claros de que están sujetos al marco de la ley y que los votos corporativos están prohibidos”, expuso.

Baños Martínez agregó que la coacción del voto o limitar el ejercicio de las libertades políticas de los ciudadanos podría constituir un delito, y eso no es parte de lo que se espera en este proceso electoral.

“Queremos un voto informado, sí, pero también queremos un voto libre, sin presiones ni coacciones”, destacó al reiterar que se revisará si hay alguna queja, pero reiteró que hasta el momento no hay.

Precisó que por lo general las quejas se presentan cuando alguno de los actores políticos se siente agraviado, y señaló que si sucediera algo grave, y si se advirtiera, por ejemplo, que esa información que se ha difundido en los medios de comunicación es lesiva para los ciudadanos, el instituto podría actuar de manera oficiosa.

“Si la carta tuviera una instrucción para que los empleados votaran en favor o en contra de un candidato, eso sí podría constituir alguna infracción. Conocemos algunos fragmentos de la carta a través de los medios de comunicación, pero no hemos recibido la misiva completa para saber si existe alguna expresión que pudiera constituir alguna violación al voto de los trabajadores”, detalló.

“Insisto, el voto corporativo está prohibido, pero también la libertad de expresión es una parte que se respeta en este país”, concluyó.