*Al analizar 320 contratos detecto que adjudicaron 157 de manera directa y sólo 19% tienen una justificación legal adecuada.

De la redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 3 de sep de 2018.- El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es una obra necesaria e imprescindible para el funcionamiento de una economía moderna, afirmó el director del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), Juan Pardinas.

Argumentó que la posible cancelación del proyecto sería un “balazo en el pie”, ya que dicha obra es la única que puede hacerle frente al crecimiento de la demanda en el transporte aéreo, además de abonar al desarrollo del país.

En conferencia de prensa, reiteró la necesidad de este proyecto, ya que el actual aeropuerto es una infraestructura obsoleta para el movimiento de pasajeros, mientras que la saturación provoca demoras y afecta la conectividad nacional e internacional.

“La saturación no solo es un problema económico, un problema de competitividad, es también un problema de seguridad, en 2014 se emitió una declaratoria de saturación porque en más de mil 800 veces se rebasó las 61 operaciones por hora; el aeropuerto está en los límites, es un tema de seguridad en postergar el nuevo aeropuerto”, dijo.

No obstante lo anterior, el Imco también detectó puntos críticos y riesgos de corrupción en la obra, que deben eliminarse.

Tras el análisis de 320 contratos, detectó potenciales riesgos de corrupción por obras adjudicados directamente y procesos de licitación que se realizaron en muy poco tiempo.
En su informe “Análisis de puntos críticos y riesgos de corrupción en el NAIM”, el centro de investigación estudió 16 puntos críticos de riesgos de corrupción en 320 contratos, explicó Ana Thaís Martínez, investigadora de Imco.
De esos contratos, otorgados hasta abril pasado, Imco detectó que 157 se adjudicaron de manera directa, comentó en conferencia de prensa.
Aunque apenas representan el 3 por ciento del monto total asignado mediante contratos, convenios, adjudicaciones directas o invitación restringida, el Imco detectó que solamente en el 19 por ciento de los procedimientos que no se asignaron mediante una licitación pública se cuenta con una justificación legal adecuada.
La opción deseable, debido a los beneficios que ofrece al gobierno, es la licitación pública, señaló el centro.
“La licitación pública debe ser la regla y la adjudicación si se va a utilizar debe tener un argumento claro y justificado”, dijo al respecto Max Kaiser, director anticorrupción del instituto.
El centro de investigación también encontró que en 24 procedimientos, que representan un monto de 3 mil 36 millones de pesos, se dieron en promedio menos de diez días para preparar las propuestas, lo que puede restringir la competencia.
“Si competidores en otras entidades federativas requerían venir al sitio de los trabajos para poder observar dónde iban a construir o qué iban a requerir para la construcción y poder proponer una propuesta técnicamente viable, cuatro días se nos hace muy poco tiempo para que ellos puedan venir y presentar una propuesta técnica”, sostuvo Thaís Martínez.
Entre esos destacan los procedimientos de licitación de las pistas 2 y 3 que tiene un costo mayor a 7 mil millones de pesos cada una, señaló la investigadora.
En esos casos dieron menos de siete días entre la publicación de la convocatoria y la presentación de propuestas técnicas, detalló.
El Imco alertó que si una dependencia compradora adjudica un contrato al proveedor con la única propuesta solvente, existe el riesgo de una simulación de competencia.
La suma de montos adjudicados a 34 procedimientos del NAIM con una sola propuesta solvente asciende a mil 801 millones de pesos, añadió.
Imco reconoció no obstante que en 95 por ciento de los contratos analizados encontró que los montos por los cuales se adjudicaron estuvieron dentro de lo presupuestado o incluso por debajo.

https://twitter.com/imcomx/status/1037015233292718080

Sin embargo, aseguró que debe saber separar eso de la necesidad de que continúe la construcción del NAIM, que será sometida a consulta ciudadana propuesta por el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, dada su importancia para atender el problema de saturación aérea que enfrenta el AICM.
“En Pemex hay corrupción. La solución no es cerrar Pemex, la corrupción se persigue, se documenta, se persigue y se sanciona, pero la infraestructura, las instituciones tienen que seguir y este aeropuerto es una obra de infraestructura, pero también es una institución de la logística y la conectividad global de nuestra economía y por eso creemos que se debe separar”, aseveró Juan Pardinas, director del Imco.