Mientras las vacunas contra la influenza escasean, a diputados federales y senadores se las llevaron casi hasta a sus curules.

Fuente: Reforma

Instituciones públicas de salud registran una sobredemanda de la vacuna de influenza e incluso clínicas estatales reportan desabasto, mientras que en el sector privado ya tienen una larga lista de espera.

En contraste, en la Cámara de Diputados se instaló un módulo de vacunación, auspiciado por el ISSSTE, para que los días de sesión tanto legisladores como personal administrativo de San Lázaro pueda aplicarse la dosis.

En el Senado también se instaló un módulo, que sólo funcionó el 6 de octubre, en el que legisladores como la panista Josefina Vázquez Mota y los morenistas Antares Vázquez y Américo Villarreal se aplicaron la vacuna sin batallar con las filas.

Clínicas del IMSS, del ISSSTE y centros de salud en diferentes ciudades reportan largas filas de derechohabientes que buscan aplicarse la vacuna. En ciudades como Xalapa y Cancún se ha reportado desabasto.

En instituciones públicas sólo se atiende a la población de riesgo: niños menores de 6 años, embarazadas y adultos mayores de 60 años, o quienes padezcan diabetes, obesidad, hipertensión, cáncer o VIH.

Manuel Cervantes, coordinador de Atención Integral a la Salud en el Primer Nivel del IMSS, reconoció que la demanda por la vacuna contra la influenza aumentó en los primeros días de que inicio su aplicación.

“El viernes pasado 2 mil dosis que teníamos dispuestas para una unidad, en cuatro horas las acabamos. Aquí en la Ciudad de México hay un desbordamiento afortunado de pacientes.

“Reconocemos que a veces podemos tener algunas áreas de oportunidad, como en esta vez que se no estaban acabando la vacuna; porque la gente, es normal, el miedo e incertidumbre a esta sindemia entre influenza y Covid-19”, consideró.

En clínicas privadas, la vacuna empezará a distribuirse hasta principios de noviembre, pero desde ahora tienen listas de espera y ofrecen la dosis entre 450 y 840 pesos.

Empresas farmacéuticas estiman que este año por el contexto de la pandemia por Covid-19, la demanda de la dosis aumentó en un 300 por ciento.

Alejandrina Malacara, directora médica de Sanofi Pasteur, explicó que en el sector privado se ha complicado la importación de dosis y a la fecha no se puede aplicar porque está sujeta a verificación.

En Bio Tec Vacunas, ubicados en la Ciudad de México, indicaron que podrían tener las dosis a finales de octubre o principios de noviembre con un costo aproximado de 650 pesos.

El ex Comisionado Nacional para la Prevención y Control de la Influenza, Alejandro Macías señaló que por la demanda la vacuna de influenza a nivel internacional, ésta se ha rezagado en llegar al país en el sector privado.