Otro País Noticias, Houston, Tex., 7 de septiembre de 2017 (Notimex).- El peso del agua que el huracán Harvey arrojó a lo largo de cuatro días sobre la zona metropolitana de Houston y su acumulación, la cual generó la mayor inundación en la historia, hundió el suelo de la ciudad unos dos centímetros, de acuerdo con las mediciones de satélites de posicionamiento global.

Chris Milliner, investigador del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en el Instituto Tecnológico de California, utilizó observaciones del Laboratorio Geodésico de Nevada para determinar que el área metropolitana de Houston se hundió unos dos centímetros por el peso del agua que cayó durante el huracán Harvey.

Datos de estaciones especiales de GPS alrededor de Houston detectaron que toda la zona había sido empujada hacia abajo aproximadamente dos centímetros por el peso del agua, indicó Milliner al exponer sus conclusiones en una serie de mensajes en Twitter.

El agua es pesada. Aproximadamente una tonelada por metro cúbico. “Los datos de GPS muestran que la inundación fue tan grande que flexionó la corteza terrestre, empujando a Houston hacia abajo”, pero no hay motivo para preocuparse, dado que el hundimiento será un efecto pasajero, puntualizó.

“Esto deberá ser una caída temporal (…) una vez que las aguas de la inundación retrocedan, debemos esperar una respuesta elástica similar, pero opuesta, de la corteza, es decir, una elevación similar a si usted saltara dentro y fuera de su colchón”, explicó.

Milliner se refirió al fenómeno como subsidencia elástica local; se ve en la mayoría de las áreas que experimentan cambios estacionales significativos en el agua o el hielo, anotó.