La mayoría de los bancos centrales de distintos países del mundo está barajando el uso de las monedas digitales. El Banco de México también está evaluando los pros y contras de emisión de su propia criptodivisa.Fuente: Sputnik Noticias.
“Todos estamos dando seguimiento muy estrecho a cuáles pueden ser los instrumentos que puedan facilitar los pagos en la economía”, declaró el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, al responder a una pregunta del diario El Universal en una rueda de prensa.
Mientras tanto, Banxico se centra en otros mecanismos. En particular, se desarrolló una plataforma para facilitar los pagos y cobros a través de transacciones electrónicas con el Cobro Digital (CoDi), a través del teléfono móvil, recordó Díaz de León.
“Es un reflejo del esfuerzo del Banco Central de tratar de acercar esos medios de pago de una manera muy ágil y segura a toda la población”, afirmó.

Según Díaz de León, los activos como monedas digitales, se enfocan, ante todo, en la agilidad de pagos.
A su vez, el gerente general del Banco de Pagos Internacionales, Agustín Carstens, señaló que una moneda digital emitida por el Banco Central representaría en su estado de cuenta un nuevo tipo de pasivo, como los son los billetes y los depósitos bancarios.
Según el economista mexicano, se busca que la moneda nacional tenga una representación tecnológica superior que permita que se bajen los costos de transacción y faciliten la inclusión, se reduzca la dependencia de la eficiencia de billetes y que tenga mayor seguridad.
En cuanto a la criptomoneda más conocida, el bitcóin, Cartens recordó que no tiene el respaldo de un banco central y que las reglas de la emisión de este tipo de monedas digitales no siempre son claras y se basan en algoritmos descentralizados.

Según el analista, se trata más bien de unos activos de riesgo asociados con operaciones especulativas y de diversificación.
Este tipo de monedas digitales no ha alcanzado el desarrollo requerido para ser una alternativa a la moneda nacional, opinó.