En julio, con la reactivación económica, 1.5 millones de personas se incorporaron al mercado laboral; sin embargo, todos lo hicieron a través de la informalidad. Esto significa que, en plena pandemia, ninguno de ellos tiene acceso a instituciones de salud. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleos, del Inegi, en dicho mes la población ocupada fue de 49.8 millones, cuando en junio ascendió a 48.3 millones.