*En tribuna, Rocío Barrera defendió la permanencia del Fondo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, que cuenta con 250 millones 353 mil 139 pesos, un instrumento que salva vidas.

Fuente: La Jornada

Ciudad de México. La mayoría de Morena y aliados en la Cámara de Diputados aprobó extinguir 109 fondos y fideicomisos con un monto de 68 mil 478 millones de pesos, y al entrar a la discusión de una propuesta de esa bancada con el fin de que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) reintegre los recursos que se requieran de su fondo de gastos catastróficos, legisladores de todas las bancadas se olvidaron de la sana distancia, perdieron la compostura, se insultaron e incluso llegaron a los golpes.

Dicho fondo cuenta con 101 mil 161.7 millones de pesos a junio, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda, y la oposición acusó que tal modificación impacta a la Ley General de Salud, que a su vez no forma parte del dictamen aprobado por la tarde en lo general y que entró en una discusión en lo particular con una inédita lista de más de 350 oradores, lo que alargará la sesión hasta este miércoles.

Al cierre de esta edición, la sesión seguía en receso por la toma de la tribuna que realizaron legisladores de PAN, PRI, MC y PRD, hecho que derivó en una reyerta con los de Morena cuando la diputada por ese partido Ángeles Huerta pretendía explicar el alcance de la reserva.

La legisladora acusó de haber sido agredida por diputadas del PAN, en específico de la presidenta de la Comisión de Hacienda, Patricia Terrazas.

Asimismo, al calor de la disputa por el control de la tribuna, Huerta le gritó a la diputada panista Ángeles Ayala: ¡Maldita infeliz, te vas a ir a la cárcel!

Ante la falta de condiciones para continuar la sesión, y después de llamar varias veces a la calma y a preservar la sana distancia, la presidenta de la mesa directiva, Dulce María Sauri (PRI), decretó un receso, lo que mereció una crítica de la vicepresidenta por Morena, Dolores Padierna, sentada en la curul contigua.

–¡Pero cómo, si es una minoría que quiere salirse con la suya! –censuró Padierna mientras le daba dos manazos en el hombro izquierdo a la priísta.

–No hay condiciones –reviró Sauri.

La oposición armó una estrategia para cuidar las escalinatas del lado izquierdo de la tribuna, donde se atrincheró. Morena intentó recuperar ese espacio y se liaron a golpes con panistas y perredistas.

El coordinador de Morena, Mario Delgado, transmitió un video en vivo por Facebook, donde se refirió a los panistas como cobardes. Uno de ellos, el chihuahuense Miguel Alonso Riggs, se enzarzó en una discusión verbal con diputados de Morena. Miren al cobarde de Riggs. Es el payaso de siempre, manifestó Delgado.

Juan Carlos Romero Hicks, coordinador de la bancada panista, le contestó: Esas bravatas no las vamos a adoptar. Las bravatas son una mediocridad.

Los coordinadores de la oposición plantearon que la Junta de Coordinación Política decidiera si la reserva sobre el fondo del Insabi se discutía o no, pero el coordinador de Morena se opuso.

Morena busca que los recursos del fondo de gastos catastróficos se destinen a los fines que en materia de salud determine la Secretaría de Salud, en términos de las disposiciones aplicables y que la dependencia presente reportes al Congreso, aunque no especifica con qué temporalidad.

No obstante, el bloque opositor alertó que el agregado afecta y contradice lo dispuesto en la Ley General de Salud, que otorga atribuciones al Insabi como titular del fideicomiso, entre las cuales no está reintegrar los fondos.

Es una reserva mañosa e ilegal, expuso Elías Lixa (PAN), al señalar que tendría un impacto en la Ley General de Salud, que no forma parte parte del dictamen.

La modificación implica que en total se extingan 109 fideicomisos y que Hacienda pueda disponer de hasta casi 170 mil millones de pesos, según expuso el PRI. Además, el tricolor explicó que en los transitorios se aclara que una parte del total de recursos a recuperar serán para cubrir el balance del gobierno.

Antes, el dictamen en lo general se aprobó con 242 votos de Morena, PES y PVEM en favor, mientras 170 legisladores de PAN, PRI, PT, MC y PRD, así como ocho de Morena, votaron en contra. Cinco diputados de Morena –entre ellos la vicecoordinadora, Tatiana Clouthier– y dos de Encuentro Social lo hicieron en abstención.

Entre los diputados de Morena que votaron en contra están los presidentes de las comisiones de Gobernación y de Cultura, Rocío Barrera Badillo y Sergio Mayer, respectivamente.

En tribuna, Rocío Barrera defendió la permanencia del Fondo de Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, que cuenta con 250 millones 353 mil 139 pesos, un instrumento que salva vidas.

Dolores Padierna cuestionó la opacidad y discrecionalidad de los fondos y expuso de que los rendimientos son sólo para la banca comercial que los administra.

No obstante, Enrique Ochoa Reza (PRI) manifestó que 50 mil de los 68 mil 478 millones de pesos disponibles los administra la banca de desarrollo.

El de la protección de defensores de derechos humanos y periodistas está en el Banco del Bienestar, un banco del gobierno y el comité técnico está integrado por funcionarios de su gobierno, resaltó.