*El miércoles se registraron dos accidentes ferrioviarios: uno en Chihuahua y otro en Tlaxcala, que forman parte de hechos cada vez más comunes.

Redacción

Otro País Noticias, Ciudad de México, 31 de mayo de 2018.- El choque entre dos locomotoras registrado la madrugada del miércoles, en la ruta ferroviaria México–Ciudad Juárez, que dejó un muerto y cinco heridos, “fue por un error humano en la operación”, de acuerdo con Ferrocarril Mexicano (Ferromex).

La compañía explicó que el accidente ocurrió porque un tren con dirección sur excedió los límites de autorización que tenía indicados para esperar la llegada de un tren con dirección norte.

El choque ocurrió el miércoles, aproximadamente a la 1:30 horas, entre las locomotoras 3113 y 4815 de Ferromex, en el tramo conocido como El Sueco, en el kilómetro 127 de la carretera a Ciudad Juárez.

Como resultado, precisó, el conductor del tren que transitaba en sentido Irapuato–Ciudad Juárez, perdió la vida y el resto de los tripulantes de ambos trenes, cinco personas, presentaron lesiones, por lo que fueron trasladados a la ciudad de Chihuahua para recibir la atención médica correspondiente.

Señaló que no se registraron afectaciones a terceros, y el personal de la empresa trabaja en el levantamiento de los daños a la infraestructura y equipo, así como en la reconstrucción de la zona afectada para reanudar la operación a la brevedad posible.

Además, el área de Recursos Humanos de esta empresa está en contacto con los familiares de la víctima para brindarles apoyo, así como con los familiares de los lesionados para dar puntual seguimiento a su estado de salud.

En un comunicado, Ferrocarril Mexicano sostuvo que ya colabora con las autoridades competentes para determinar los hechos que dieron lugar a este suceso.

Descarrilamiento de tren en Tlaxcala
El mismo miércoles cinco vagones de un tren, cargado con madera, se descarrilaron en una zona poblada en el municipio de Apizaco, Tlaxcala. El hecho ocurrió aproximadamente a las 3:00 horas cuando el ferrocarril se dirigía a Veracruz.

“Existe el descarrilamiento de cinco vagones del tren. Presuntamente transportan o de lo que tenemos conocimiento traían pulpa de madera y se dirigían hacia Córdova, eso es lo que tenemos a Orizaba”, informó Virgilio Báez Pérez, coordinador municipal de Apizaco.

La Comisión Estatal de Seguridad informó que brindaron custodia al tren varado para proteger la carga, así como para liberar la circulación en vías aledañas al accidente y evitar mayores contingencias.

En un comunicado, señaló que no existen indicios sólidos que confirmen que este hecho fue provocado para un intento de saqueo, pero Ferrosur investiga científicamente las causas que originaron el percance.

La dependencia mencionó que como parte de sus estrategias para enfrentar a la delincuencia, mediante una solicitud hecha por Ferrosur, se llevan a cabo labores de acompañamiento y custodia, implementar despliegues estratégicos.

La Comisión Estatal de Seguridad refirió que pasados intentos de robo a trenes se han generado en zonas rurales, y que incluso hay poblaciones con antecedentes de saqueos, pero a la fecha no se han registrado este tipo de incidentes en estaciones férreas o sus inmediaciones.

Sabotaje de trenes en Veracruz
Al parecer, hablar de accidentes de trenes y saqueos se está haciendo cada vez más común. El pasado 19 de mayo, Grupo México Transportes informó que el descarrilamiento de uno de sus trenes que se dirigía de Veracruz a Puebla se debió a un sabotaje, porque el sistema de frenos fue manipulado por personas ajenas a la empresa Ferrosur.

Refirió que estas personas también dividieron el tren, lo que provocó el deslizamiento sin control de 39 carros y cuatro locomotoras por una pendiente descendente de 10 kilómetros, hasta impactarse con otro tren en el patio ferroviario de Orizaba.

En esos hechos no se reportó ninguna fatalidad. Sin embargo denunció que en las últimas tres semanas, Ferrosur había sido objeto de seis actos de sabotaje a sus vías férreas en Veracruz, lo que ha provocado igual número de descarrilamientos.

Por eso, la compañía manifestó su preocupación ante este tipo de ataques a las vías generales de comunicación, que ponen en peligro la vida de las poblaciones por las que transita, así como la de los trabajadores del ferrocarril.