* Nuestro interés es, exclusivamente, que se respeten los derechos de los ciudadanos y se respete el orden legal

Otro País Noticias, Ciudad de México, 13 de octubre de 2017 (Notimex).- La presidenta del Tribunal Electoral federal, Janine M. Otálora Malassis, afirmó que las autoridades electorales deben colocarse por encima de las disputas políticas, guiando su actuación acorde con el orden constitucional y manteniendo un diálogo abierto con la ciudadanía.

“Nuestro interés no es que gane determinado candidato, nuestro interés es, exclusivamente, que se respeten los derechos de los ciudadanos y se respete el orden legal”, subrayó.

Al participar en la clausura del VIII Foro de la Democracia Latinoamericana con el tema “Desafíos de las elecciones en tiempos de cambio: Un panorama latinoamericano”, expuso que tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) como el Tribunal Electoral continuarán su trabajo en completa coordinación y diálogo.

“En suma, cuando los representantes no están a la altura de las expectativas ciudadanas, cuando un partido no es democrático, cuando alguna autoridad no cumple su deber, el que paga la desconfianza y el descrédito es el sistema democrático entero y esto es lo que no debemos permitir”, señaló.

Ante el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, y el secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Francisco Guerrero, entre otros, dijo que cuidar la democracia es obligación de todos.

Añadió que el Tribunal Electoral seguirá trabajando arduamente, a la par con las demás autoridades electorales, para garantizar elecciones imparciales, equitativas y apegadas al orden constitucional.

Asimismo, consideró fundamental distinguir entre lo que le corresponde a la democracia y a un buen gobierno, porque “a la democracia le están cargando y haciendo pagar la decepción de los ciudadanos con sus autoridades y representantes de manera errónea”.

Señaló que el funcionamiento de la democracia en ocasiones puede generar debates intensos, procesos ríspidos altamente competidos y con un alto grado de incertidumbre con los resultados, sin embargo, éstos deben ser vistos como elementos propios de una democracia sana.

En este sentido, indicó que los actores y partidos políticos tienen también mucho que hacer para contribuir a recobrar la confianza ciudadana en la democracia.

La magistrada presidenta dijo que cuidar la democracia es una obligación de todos, así como una corresponsabilidad de las instituciones, pero también de los actores políticos y de los ciudadanos.

“Todos podemos por ello contribuir al fortalecimiento de nuestra democracia y a la recuperación de la confianza en ella”, dijo.

Los ciudadanos ejerciendo sus derechos políticos de votar y ser votados, pero también ejerciendo sus derechos de expresión y de manifestación de ideas, guiados siempre por los principios democráticos del diálogo, la tolerancia y la paz, concluyó.