*Su trabajo es indispensable para entender la fotografía mexicana de los últimos años, afirmó la secretaria de Cultura

La Secretaría de Cultura dio a conocer este miércoles el deceso del fotógrafo José Luis Neyra Torres (Ciudad de México, 1930), a quien describió como uno de los retratistas que mejor capturaron la cotidianidad de la capital del país.

La titular de la dependencia, Alejandra Frausto Guerrero, lamentó el deceso de quien comenzó su carrera fotográfica en 1961. “Su trabajo es indispensable para entender la fotografía mexicana de los últimos años”, dijo, tras recordar que hace un par de meses platicaron a propósito del libro del Consejo Mexicano de Fotografía, del que fue fundador.

Neyra Torres formó parte del Club Fotográfico de México entre 1964 y 1967, posteriormente creó el Grupo 35.6 x 6, del cual fue integrante de 1968 a 1970; siete años después fundó el Consejo Mexicano de Fotografía (CMF) y participó en la organización del Primer Coloquio Latinoamericano de Fotografía.

También el Centro de la Imagen resaltó la labor de José Luis Neyra, al considerarlo un fotógrafo fundamental para México y Latinoamérica; a sus condolencias por la muerte del presidente del CMF entre 1985 y 1989 se sumaron el Sistema Nacional de Fototecas y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

“El Museo Archivo de la Fotografía (MAF) lamenta el sensible fallecimiento del maestro fotógrafo José Luis Neyra Torres y se une a la pena que embarga a su apreciable familia y a la comunidad fotográfica mexicana. Hoy lo recordamos con gran admiración y respeto”, externó ese recinto.

Un fotógrafo espontáneo e internacional

José Luis Neyra disfrutaba de la fotografía espontánea y no lo que se hace acomodando con luces, le agradaban más las escenas normales que pasan cotidianamente. “¡Claro que uno debe actuar rápido! Son esos momentos que pueden perderse si uno carece de suerte, osadía y presteza”, sostenía.

De acuerdo con un texto del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que difundió con motivo de la Medalla al Me?rito Fotogra?fico que le entregó en septiembre de 2016, Neyra afirmó que su encanto por las imágenes despertó durante su niñez con las películas de Charles Chaplin o del perro “Rin Tin Tin”, así como las historietas “Los Supersabios” y “Rolando el rabioso”.

“Tardé mucho tiempo en conseguir imágenes que tuvieran trascendencia, pero primero era necesario aprender, echar a perder. Fue en el club, ya una vez que me hice socio, que practiqué el revelado y la impresión, la secuencia completa para obtener las imágenes”, comentó en referencia al Club Fotográfico de México, ubicado entonces en la céntrica avenida San Juan de Letrán, actualmente Eje Central Lázaro Cárdenas.

Desde 1971 presentó exposiciones tanto individuales como colectivas en América y Europa; en su trayectoria cuenta con una mención honorífica en el Salón Nuevos Valores del INBA (1976) o los premios del Jurado de Selección y del Jurado Popular en el Primer Concurso Internacional de Fotografía “El niño y la estructura”, en Venezuela (1979), al igual que en la Primera Bienal de Fotografía del INBA (1980).

Sus imágenes llegaron a Japón en 1982, donde se presentó en el Second International Photographic Salon, y de allí siguieron India, China y Alemania, en este último país en la Feria del Libro de Frankfurt “La escritura”. En México expuso en el Museo de Arte Carrillo Gil, la Casa del Lago y el Museo Palacio de Bellas Artes.

Sus fotografías han aparecido en los diarios ExcélsiorEl Heraldo y Ovaciones, así como en las revistas Artes Visuales del Museo de Arte Moderno (1980), El paseante (1991) y Apperture (1998).

Su trabajo también fue plasmado en publicaciones como el Photography Year Book (1971), El paisaje de México (1972), La fotografía en México y la bienal de gráfica 1977 (1981), así como 160 años de la fotografía en México (2004), por mencionar algunos.