*Cuando se viven tiempos oscuros, sale información falsa, asegura el también exdirector deportivo del club

  • Sobre versiones de que el equipo celeste recibía 40 millones de dólares por dejarse ganar finales

 Ciudad de México. 08 de agosto de 2020.- En la década de 1970 era un jugador sublime –talento y estilo de crack–, como defensa central. Muralla humana. Sin duda, de los mejores de América. El chileno Alberto Mariscal Quintano fue director deportivo de Cruz Azul en la polémica final perdida –después de empate 2-2 cayó 2-4– ante América en 2013. Calificó de inverosímil la versión de un supuesto seguro por 40 millones de dólares que cobraba Guillermo Billy Álvarez, presidente del plantel, por cada torneo que perdían los celestes.

“Es insólita esa afirmación. Los dirigentes del club sólo querían salir adelante. Es más, invertían mucho para estar bien. Cuando se viven tiempos oscuros, sale información falsa, sostuvo vía telefónica con el diario La Jornada.

Las noticias de los conflictos legales que vive la Cooperativa Cruz Azul, dueña del club de futbol del mismo nombre, llegaron hasta Chile, donde Quintano, 74 años de edad, aceptó su sorpresa ante la orden de aprehensión contra Álvarez Cuevas por delincuencia organizada y operaciones con recursos ilícitos que rondan los mil 300 millones de pesos.

“Yo espero que el licenciado Billy y la gente de la Cooperativa salgan adelante. Que se vuelva a creer en las personas que dirigieron al equipo por muchos años y lo hicieron bien”, opinó.

Recordó que fue impactante cuando vio en la prensa chilena lo que pasaba con Guillermo Álvarez.

“Estuve muchos años en México por Cruz Azul. Aún soy hincha del equipo. Conocí a mucha gente del club y de la directiva, incluso viví un año en Ciudad Cooperativa –Jasso, Hidalgo–. Claro que fue sorpresivo enterarse de las acusaciones contra Billy”, reconoció Quintano Ralph.

Confió:

“Espero que todo sea transparente, por mucho no se perderá todo lo que hizo Guillermo Álvarez Macías (papá de Billy), quien marcó al club y sus logros están insertados en la sangre del equipo.”

El club Cruz Azul y la Cooperativa se vieron sacudidos luego de que un juez federal libró la semana pasada una orden de aprehensión contra Guillermo Álvarez y cinco empleados más, entre ellos Víctor Garcés, cuñado de Billy.

Desde entonces, se desconoce el paradero del directivo y por ahora la máxima autoridad de La Máquina es el exfutbolista Jaime Ordiales, quien fue nombrado en diciembre director deportivo.

Mariscal apuntó que pese a los conflictos extracancha, el equipo dirigido por Robert Dante Siboldi debe preocuparse sólo por lo futbolístico.

“Seguir por el sendero que han caminado; el entrenador ha cumplido y hay ilusión para un campeonato”, concluyó.