Redacción

Otro País Noticias/Acapulco, Gro., 23 de julio de 2017.- Guillermo Galeana Salas, director de Finanzas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) y contador personal del alcalde Evodio Velázquez Aguirre, del PRD, es quien tiene el control de la paramunicipal, y no el director general Javier Chona Gutiérrez, como él mismo lo aceptó.

De acuerdo con información de funcionarios y trabajadores de la CAPAMA, Galeana Salas es quien dispone de los millonarios recursos, y para ello se vale de una poderosa familia que llevó para tomar el control de los ingresos y egresos de la paramunicipal, por órdenes directas del presidente municipal.

A Galeana Salas se le identifica como contador público al servicio directo de Velázquez Aguirre y algunas de las fuentes consultadas lo señalan como “su contador de toda la vida”.

En su calidad de director de Finanzas, Galeana Salas nombró a Porfirio Sánchez Salgado como director Comercial de la paramunicipal.

A su vez, Porfirio Sánchez Salgado puso a su hijo Porfirio Sánchez Valerde como jefe de Servicios Generales, de quien dependen las adquisiciones. Y a su yerno José Antonio Teresa Rubio lo hizo jefe de Compras.

Ese es el poderoso clan incrustado ahora en la CAPAMA, que controla los millonarios recursos del organismo, con un presupuesto superior a los mil millones de pesos para este 2017.

El pasado 19 de julio, tras la comparecencia de Chona Gutiérrez ante la Comisión de Agua, Infraestructura y Recursos Hidráulicos del Congreso del estado, el diputado presidente de la misma, Eduardo Cueva Ruiz, pidió aplicar una auditoría luego de que el director de la paramunicipal reveló que “él sólo ve las cuestiones técnicas” y que son “otras personas quienes se encargan del manejo financiero y administrativo”.

Galeana Salas nombró a Porfirio Sánchez Salgado como director comercial en sustitución de Casimiro Vega Galeana, quien por su parte aún cobra su salario con la misma categoría.

Al respecto, la regidora Gloria Sierra López ha insistido en hacer pública la nómina de la CAPAMA, pero lamentó que la tienen “guardada con siete llaves”.

Durante la comparecencia de Chona Gutiérrez, los diputados locales le exigieron una explicación sobre el déficit de 120 millones de pesos que reporta el organismo operador del agua en Acapulco y de las razones por las cuales se dejó de pagar la deuda a la Comisión Federal de Electricidad, de más de 194 millones de pesos.