El Gobierno de Colombia analiza decretar estado de emergencia climática en el país para reducir los efectos del cambio climático, como la escasez de agua y la disminución en la producción alimentaria.

Luego de encabezar varias mesas de trabajo sobre la emergencia climática en la región con motivo de la Conversación Nacional, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Lozano, afirmó que Colombia es uno de los países más comprometidos y ambiciosos en la mitigación del cambio climático, pero aún así el clima extremo sigue pasándole factura.

Ante ello, indicó, el gobierno debe tomar acciones a nivel nacional, sobre todo, en el acompañamiento a las poblaciones más vulnerables frente a la escasez de agua y la disminución en la producción alimentaria.

Desde la Universidad EAN en Bogotá, el funcionario aseveró que el gobierno del presidente Iván Duque está buscando todas las figuras legales para acelerar acciones concretas en esta materia.

Por su parte, Adriana Soto, la exviceministra de Ambiente y una de participantes en las mesas, se pronunció a favor de que Colombia declaré emergencia climática, pues aseguró que esta pondría el foco en las emergencias económica y social.

Esto, explicó, debido a que las sequías y las lluvias intensas agravan la falta de suelos para producir comida y los vuelven inviables para vivir tanto económica como socialmente lo que genera el desplazamiento de sus habitantes.

Soto advirtió que contener los impactos de la crisis climática podría costarle muchos recursos al Estado, tal como sucedió en el pasado período de inundaciones en la región que costó al país casi lo mismo que una reforma tributaria.

Para Soto, esta decisión implicaría la toma de conciencia del gobierno a nivel nacional y local, así como de los sectores privados y la sociedad civil, “Todos estamos llamados a la acción”.

“Preguntan: ¿cuánto costaría decretar la emergencia climática? Las acciones cuestan plata en su mayoría, pero los recursos están. Acá estamos hablando de una forma distinta de hacer las cosas y eso implica un cambio cultural”, manifestó.

En los próximos días el Gobierno de Colombia analizará la posibilidad de decretar o no la emergencia climática en el país, tal como lo hizo recientemente el Parlamento Europeo.

-Fin de nota-