Hay todavía 71 personas desaparecidas a quienes buscan sus familiares.

 

Otro País Noticias, México, 20 de enero.- Los funerales de algunos de los muertos en la explosión de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) ocurrida el viernes pasado se realizaron en el municipio de Tlahuelilpan y en pueblo cercanos.

En la cabecera municipal se organizó un servicio religioso con tres féretros presentes, mientras en Teltipán, comunidad de Tlaxcoapan, fue enterrado el taxista Gerardo Preciado, padre de un joven que está hospitalizado en estado grave en la Ciudad de México.

En la localidad de Munitepec, también del municipio de Tlahuelilpan, hubo otros servicios funerarios.

“Oremos para que no volvamos a tener esta experiencia triste, dolorosa y por qué no decirlo también, vergonzosa”, dijo el sacerdote de Teltipán, Arturo Santos. “Pedimos por todos los heridos que están en diferentes hospitales”, añadió.

El párroco leyó también un mensaje enviado por el Arzobispo de León, Alfonso Cortés, en el que pidió la unión de los mexicanos en contra del crimen.

“Estamos viviendo la experiencia de un nuevo gobierno y tenemos la esperanza de que la lucha contra el mal, contra este mal de la sociedad esté dirigido por la verdad, por la justicia y la unión entre nosotros mexicanos”, expresó.

En tanto, en el Centro Cultural de este municipio fue instalado un albergue a donde la población acude a buscar a sus familiares.

Por ahora, el número de desaparecidos por la explosión del viernes pasado es de 71, en tanto que los fallecidos suman 79.